Redacción Médica entrevista a la candidata de Por Andalucía, Inma Nieto, de cara a las elecciones de Andalucía

"El problema de la sanidad andaluza no es de dinero, es de prioridades"
Inma Nieto, candidata del partido Por Andalucía a las elecciones a la Junta de Andalucía.


16 jun 2022. 13.30H
SE LEE EN 10 minutos
Por Andalucía y su candidata a las elecciones del próximo 19 de junio, Inma Nieto, se postulan como "el partido de la izquierda que más ha defendido la sanidad". La coalición, integrada por IULV-CA, Más País Andalucía, Verdes Equo e Inciativa del Pueblo Andaluz y apoyada por Podemos y Alianza Verde, confía en que los votantes la hayan visto ser "contundente y rigurosa en todos los planteamientos de defensa cerrada de la sanidad pública que he hecho".

En una entrevista con Redacción Médica, Nieto hace un diagnóstico de la sanidad pública andaluza: "Su problema no es de dinero, es de prioridades". La candidata de Por Andalucía a las elecciones de este domingo afirma que el Servicio Andaluz de Saldu "se encuentra en el peor momento de su historia" y sus profesionales están "abnegados". Para su coalición, "el refuerzo de la sanidad pública es uno de los pilares a consolidar" y en su política sanitaria también se incluye la intención de "reducir la distancia entre la inversión por habitante en Andalucía y la media estatal".

¿Cómo puede afectar la creciente polarización y radicalización política a la sanidad a la hora de llegar a acuerdos?

El clima de crispación es perjudicial para la sociedad en su conjunto, y sin duda dificulta sobremanera la adopción de acuerdos que requieran diálogo sosegado y voluntad de entendimiento en las instituciones. Pero a la sanidad pública lo que más le afectan son los recortes que ha padecido y sigue padeciendo, que se han traducido en falta de personal, sobrecarga de trabajo para las profesionales y deterioro de la calidad asistencial.

La sanidad exige consenso y acuerdos. ¿Hay alguna línea roja para Por Andalucía?

La defensa de la sanidad como servicio público, su refuerzo y mejora. Para alcanzar un acuerdo es fundamental que esa sea la prioridad, reduciendo la dependencia creciente del sector privado sanitario a consecuencia del descuido de la sanidad pública.

La falta de apoyo a los presupuestos autonómicos ha sido el aliciente para convocar estas elecciones. ¿Cómo defiende que no se apoyaran estos presupuestos?

El adelanto electoral ha obedecido exclusivamente a una táctica partidista del PP. Moreno Bonilla lleva un año hablando de ello, y ha puesto muchas excusas, todas ellas igual de endebles, para tratar de colocar un relato que enmascarase la realidad. En cualquier caso, el presupuesto prorrogado y sus constantes generaciones de crédito permiten una política sanitaria bien distinta a la desarrollada. Nuestro rechazo al proyecto presupuestario fue que cifraban unas políticas lesivas para el interés general, para el empleo, los servicios públicos y la sostenibilidad ambiental. El problema de la sanidad pública andaluza no es de dinero, es de prioridades. El PP no está por la labor de reforzar el sistema sanitario público, ha cerrado la legislatura con dinero sin ejecutar. Es una cuestión de voluntad política.

En esta legislatura su rostro ha sido el más presente defendiendo la sanidad en el ala izquierda del Parlamento. ¿Cómo cree que puede ayudar eso a su candidatura?

Creo que nos ayuda en la medida que la gente nos ha visto ser contundentes y rigurosos en nuestros planteamientos de defensa cerrada de la sanidad pública, denunciando los despidos de personal sanitario, las carencias en salud mental, las listas de espera o el colapso de la Atención Primaria. Ahora toca explicar nuestras alternativas para superar esa deriva y poner camino al robustecimiento del sistema en su conjunto.

¿Qué le diría a su médico de cabecera para que votara a su candidatura el próximo día 19 de junio?

Lamentablemente, sería difícil tener una cita con él antes de las elecciones. Pero si me lo encontrara por la calle, le diría que un gobierno de Por Andalucía reforzaría la Atención Primaria, garantizándole el tiempo suficiente para atender bien a sus pacientes.


"El problema de la sanidad pública andaluza no es de dinero, es de prioridades. Es una cuestión de voluntad política"



En sus visitas a los centros de salud, a pie de centro, ¿qué le reclaman más los enfermeros y los médicos andaluces?

Sin duda un refuerzo de personal. Esta queja es generalizada. El sobreesfuerzo que se le está pidiendo al personal sanitario es inhumano, y su respuesta ante los desafíos que hemos padecido y que aún están vigentes es extraordinario. Tenemos un personal sanitario abnegado, pero todo tiene un límite: necesitan ser más para atendernos mejor.

En un posible Pacto por la sanidad impulsado en Andalucía, ¿firmaría con Vox?

Ese escenario es improbable pero no por nuestra coalición, sino por la extrema derecha, dado que Vox quiere devolver la competencia exclusiva de salud al Gobierno central.

En Andalucía la falta de médicos es una situación que afecta de lleno a la asistencia. ¿Qué podemos hacer para fomentar más vocaciones y retener el talento?

En el ámbito académico hay que garantizar el acceso del alumnado a los estudios universitarios con plenas garantías en el sistema público. Los recortes de 135 millones de euros en la dotación presupuestaria de nuestras universidades compromete seriamente la viabilidad de casi todas ellas, y esto es un problema que puede dar al traste con el acceso a la formación para miles de jóvenes que quieran ser sanitarios y sanitarias pero cuyas rentas familiares no se lo permitan. Y después están los contratos que se les ofrecen. Ni la retribución ni la duración de los contratos que ofrece el SAS son atractivos, así que sin esos cambios el futuro no es prometedor.

A principios de este año vimos la Atención Primaria saturada y desde la izquierda andaluza se incidió en la incoherencia de las cifras reales con las presentadas por la consejería. ¿Qué necesita la Atención Primaria para ser más solvente?

Ya hemos hablado del ineludible refuerzo de personal, pero también hay que garantizar una organización del trabajo y gestión de los efectivos más adecuada. La burocracia no puede ocupar el tiempo que requieren nuestros sanitarios para atender a sus pacientes, y en general, la Atención Primaria tiene que adaptarse a los cambios de la población, la media de edad de la zona en la que se encuentran… No es lo mismo un cupo de pacientes mayor, con muchas personas crónicas con pluripatologías, que otro en una zona de familias jóvenes y muchos niños y niñas. Falta fluidez y coordinación con los servicios sociales o asesoramiento para implementar planes locales de salud. Si no prestigiamos la Atención Primaria, le damos a sus profesionales capacidad de formarse y de tener posibilidades de investigar y participar en equipos multidisciplinares, va a ser muy difícil impedir el progresivo deterioro de esta pata fundamental del servicio público de salud.

Andalucía va a estabilizar por RD 20/21 a 14.316 sanitarios. ¿Son suficientes? ¿Se ha atendido a la demanda real de los interinos?

No. La oferta de plazas a estabilizar está por debajo de lo que marca la ley y hay personal, sobre todo mujeres, fuera del proceso por encontrarse en excedencia.

En la línea del RD, el pasado diciembre se aprobó la regulación para una "simplificación administrativa y mejora de la calidad regulatoria" que ha favorecido la privatización de la sanidad. ¿Se ha privatizado la sanidad andaluza en los últimos años?

El proceso privatizador de la sanidad comenzó con el PSOE hace décadas, pero en estos tres años y medio se ha acelerado. Es indiscutible que en este momento el Servicio Andaluz de Salud se encuentra en el peor momento de su historia.


"Si no prestigiamos la Atención Primaria va a ser muy difícil impedir el progresivo deterioro de esta pata fundamental del servicio público de salud"



¿Apoyaría la creación de más conciertos sanitarios con instituciones privadas? 

No. La sanidad privada debe ser complementaria a la pública, por tanto los recursos y el esfuerzo de la Junta deben estar al servicio de fortalecer la sanidad pública, a la que hoy no tiene acceso toda la población, dado que hay provincias en la que la atención sanitaria depende exclusivamente de hospitales privados.

¿Solucionan la situación de falta de médicos y recursos estos conciertos?

No sólo no la solucionan, si no que absorben personal y recursos imprescindibles para fortalecer la pública. Las listas de espera en este momento evidencian que no era su reducción el motivo por el que el PP ha aumentado las partidas económicas derivadas a empresas privadas de la salud.

Andalucía ha alcanzado el 7,4 por ciento del PIB para sanidad. ¿Podemos hablar de sanidad solo desde el punto de vista económico?

Andalucía está en el penúltimo puesto de inversión por habitante en materia sanitaria. Ese dato es más significativo que la referencia del PIB, que ha sufrido fuertes oscilaciones a consecuencia de la crisis de la pandemia. El dinero público puesto a disposición de la sanidad pública sigue siendo insuficiente.

Un presupuesto de Por Andalucía para Andalucía ¿Qué posición daría a la sanidad? ¿Hay un mínimo de presupuesto del que se deba partir?

El refuerzo de la sanidad pública es uno de los pilares del proyecto de Gobierno de Por Andalucía. Eso significa que hay que destinar más recursos, principalmente para la contratación de personal sanitario. Es lo más urgente. La referencia debe ser reducir la distancia entre la inversión por habitante en Andalucía y la media estatal.

Los sanitarios andaluces reclaman más presupuesto y dotaciones. ¿Considera que se retribuye bien a nuestros profesionales? 

La retribución no es adecuada y tampoco son las condiciones laborales. Fruto de la escasez de plantilla, el personal hace un esfuerzo muy importante y trabajan bajo mucha presión.

¿Qué propuesta tendría el partido para ellos?

Junto con la mejora de sus condiciones en general, creemos que hay que incentivar a las profesionales en zonas de difícil cobertura, en las que la atención sanitaria y la prestación de servicios en general es más complicada por el entorno en el que trabajan. Fortalecer sus posibilidades de formación, de promoción profesional y de calidad en el empleo acabaría con la fuga de personal sanitarios a otras comunidades.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.