13 dic 2018 | Actualizado: 12:05

"Andalucía tiene que evitar que el médico tenga que compensar su salario"

Juan Antonio Gil, de Adelante Andalucía, comenta las propuestas de la formación en materia de sanidad

El coordinador del Programa de Salud de Adelante Andalucía, Juan Antonio Gil
"Andalucía tiene que evitar que el médico tenga que compensar su salario"
dom 18 noviembre 2018. 14.30H
Adelante Andalucía ha presentado su programa electoral a las elecciones andaluzas de 2018 y coordinador del Programa de Salud de la coalición Adelante Andalucía y candidato por Málaga, Juan Antonio Gil, ha comentado con Redacción Médica algunos de los problemas de la sanidad andaluza, así como las soluciones que propone la coalición en la que milita. Gil se muestra especialmente preocupado por los problemas de empleo de los profesionales sanitarios y por las deficiencias de gestión de la sanidad.

Vamos a empezar hablando de servicios públicos y de sanidad. ¿Son los servicios públicos de calidad en Andalucía? ¿Qué se puede mejorar?

A bote pronto lo primero que puedo decir es una negación en cuanto a Educación, Servicios Sociales y Sanidad. No son de calidad. Se ha dicho que la crisis no ha pasado por Andalucía, claro que ha pasado la crisis y ha ahondado en una brecha social que además ya existía. En cuanto al sistema sanitario público ha tenido graves consecuencias y ha conllevado una pérdida de más de 7.000 puestos de trabajo, y los que han quedado han visto cómo se duplicaba su esfuerzo.

Además, se sigue sin tener en previsión ni la salud pública ni la Atención Primaria. Esta última sigue perdiendo peso respecto a servicio hospitalario y los hospitales comarcales además han perdido peso frente a centros de alta resolución, que al final no están cumpliendo su función. Lo que nos encontramos es que se han hecho políticas de imagen, muy comunicativas, pero que las cuestiones del día a día se han visto muy degradadas. Por eso, si niegas la realidad te pasa doblemente factura. La política estética no ha solucionado nada.

¿En qué consiste la simplificación del Servicio Andaluz de Salud? ¿Qué cargos sobran? ¿Por qué hay que simplificarlo?


"En Andalucía se sigue sin tener en previsión ni la salud pública ni la Atención Primaria


Cuando hablamos de simplificar nos referimos a simplificar y coordinar mejor. Simplificar en cuanto a que se han ido tejiendo diferentes modelos a parte de los propios del SAS, con personal estatutario. Por ejemplo han hecho las Agencias Públicas Empresariales Sanitarias. Estas agencias tampoco se han extendido todo lo que dijeron que iban a hacer, por lo que al final hay competencias duplicadas del SAS y dos formas de entender la gestión, como por ejemplo el Hospital Costa del Sol frente a los hospitales del SAS. Las fundaciones de investigación también son otra forma de administración paralela y poco transparente. Después, revisando los niveles asistenciales, tenemos los centros de AP donde conviven dispositivos de cuidados críticos de urgencias con dispositivos de apoyo… Es decir, se han ido implementando una serie de herramientas, se han conservado otras, y hay un cierto impasse que ha generado un modelo ‘Frankenstein’. En ocasiones casi parece que los propios profesionales no saben quiénes son sus responsables. E incluso sucede en materia de participación de los profesionales.

Según el programa queréis “fijar por ley un suelo de gasto garantizado del 7% del PIB andaluz para sanidad. ¿Cómo está ahora mismo el gasto por persona y año respecto a la media nacional?

En 2017 creo recordar que estaba en 5,80 y en 2018 llega a 6,20, pero para que se entienda mejor, Andalucía cuenta con una inversión de 9.500 millones de euros y queremos elevar esa cantidad hasta los 11.000 millones como mínimo. Además hemos propuesto una nueva forma de financiación autonómica que conoce la actual Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que fue antes consejera de hacienda y consejera de sanidad también durante dos legislaturas. Pero parece que donde dijo “digo” ahora dice “Diego”.

¿Y en cuanto al empleo público? También habéis pedido la incompatibilidad de los profesionales sanitarios “para trabajar al mismo tiempo en el sistema sanitario público y en el sector privado”.

Si tienen puesto fijo, sí. Si tienen una plaza de titularidad creemos que deben adquirir un compromiso mayor con el sistema sanitario público. Y, obviamente, si pueden trabajar por la tarde o los fines de semana en una empresa privada, tenemos que ver por qué les compensa, puesto que no tienen descanso ni conciliación laboral, por lo que habría que revisar las retribuciones para acercarse a la media nacional y que no tengan de complementar su salario. Incluso si hay disposición de hacer esas horas ‘extra’, que las hagan como sanitarios públicos, evitando que la gente tenga que recurrir a una aseguradora sanitaria privada. Y además así evitar los conciertos con empresas privadas mientras se tienen los quirófanos cerrados.

En cuanto a las ofertas de empleo público, lo otra cosa que quiero decir es que hay OPEs que todavía están sin resolver. Y se siguen haciendo OPEs en las que la gente no sabe si tiene plaza o no y eso está creando un caos enorme. Si seguimos hablando de modelos de contratación, habría que tener una planificación de contratación. No se puede ir improvisando cada verano y cada invierno y quedarnos sin cobertura de sustituciones, especialmente en puestos de superespecialidad, donde no hay rotación. Hace falta tener dimensionados a esos profesionales, ofrecerles buenas condiciones laborales, y poder ofrecer bien los servicios aunque sean vacaciones.

Precisamente, otra de las cosas que pedís son incentivos para contratos iniciales y mayor estabilidad laboral para tener una mejor cobertura sanitaria. ¿Estas propuestas van en esa línea?

Efectivamente, hablamos de zonas de difícil cobertura en el programa pero esta filosofía es extensible. Obviamente, cuando hablamos de que los profesionales sanitarios emigran a la sanidad privada, a otras comunidades o directamente a otros países, hablamos de que aquí no se ha hecho un esfuerzo por ofrecer unas condiciones laborales dignas. Muchos miles de personas tienen déficit de médicos de familia y aun así vemos como los nuestros se van a otras provincias. Así que, sí, en zonas rurales y de difícil cobertura, pero en general hablamos de mejorar las condiciones laborales. Además, al final, eso que parecía un ahorro acaba siendo un sobrecoste porque no tenemos capacidad de resolución, aumentan las listas de espera y llegan las complicaciones sanitarias.


"Lo que parecía un ahorro aaba siendo un sobrecoste"


Sobre las OPEs también queréis garantizar la tasa de reposición del cien por cien.

Y no solo el cien por cien. Hace falta aumentar la tasa de reposición por encima del cien por cien. Por eso no nos vale lo que dice el PSOE, “que están cumpliendo”. Lo primero, porque no lo están haciendo, y lo segundo, porque hay que recuperar el empleo perdido. Tienes que ir más allá de la tasa de reposición. Por ejemplo, si se jubilan dos médicos de familia, tienes que contratar a cuatro: los dos que se te van y los dos que habías dejado de contratar.

Y en cuanto al sistema de baremación de la bolsa de empleo, ¿en qué sentido queréis revisarlo?

En el sentido de que ha habido casi fraude o un presunto fraude en la gestión de las bolsas de empleo en cuanto al reconocimiento de méritos académicos. Tras la publicación de diversas noticias nos reunimos con la plataforma Profesionales del SAS por un baremo justo y, que se quejaban de que hubiese personas que habían cogido los máximos puntos en Enfermería em apenas un año o dos años, por hacer poster en un congreso y que casi eran un copia-pega de Wikipedia o de muy baja calidad científica.

Ante esto, si bien es verdad que el Ministerio es quien tiene competencias en el reconocimiento de especialidades, creemos que la Junta también puede hacer bolsas de empleo específicas, y queremos que se reconozcan especialidades en Enfermería, por ejemplo. Creemos que es importante que el tiempo que se trabaje en Salud Mental, por ejemplo, se baremara, se tuviera en cuenta para la bolsa o para el concurso-oposición. También es verdad que eso corresponde a la Mesa Sectorial, pero lo hemos hablado también con Izquierda Unida y creemos que es importante y nos posicionamos a favor.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.