Un médico descubre el "fenotipo hipster" gracias a un panadizo en la mano

Un usuario comparte un curioso caso clínico con un paciente varón vegano

Hoy en día los médicos lidian a diario con pacientes que siguen el veganismo.
Un médico descubre el "fenotipo hipster" gracias a un panadizo en la mano
dom 21 octubre 2018. 10.00H
Redacción
La filosofía vegana es un estilo más en la sociedad de hoy en día. Este enfoque sobre la no explotación animal influye de lleno en los hábitos de vida desde qué se debe comer hasta la ropa que se lleva. Pero, además, también actúa sobre la salud y no solo porque la dieta alimenticia que se siga tiene unos u otros nutrientes, sino porque el consumo de medicamentos está excluido. Un inconveniente con el que tienen que lidiar a diario los profesionales sanitarios en las consultas cuando tratan con un paciente vegano y que dice que defiende la doctrina de no consumir ningún tipo de químico.

Un ejemplo de ello es el caso que ha compartido un usuario en Twitter sobre un suceso en consulta. En un tuit @chartcon (que así se llama en la red social) explica la historia de un hombre de 28 años con “fenotipo hipster grado III” (en tono burlón) que acudió al Servicio de Urgencias con una inflamación de un dedo en la mano derecha. A lo largo del texto se cuenta que mientras el facultativo está haciendo la exploración rutinaria, el paciente confiesa que es vegano y que no acepta ningún tratamiento químico que haya sido obtenido o probado en animales. 

El desarrollo de la consulta continúa y el profesional sanitario en cuestión le explica que hay que poner algún tipo de remedio para evitar que la infección del dedo se extienda y lleve a alguna complicación médica. Llegados a este punto, el especialista comenta las dos posibilidades de tratamiento para curarle. “La opción A consiste en amputarle el dedo y tratarle el dolor con un cocimiento hecho con belladona y amapola afgana. La segunda opción es tratarle con un estracto de penicilium notatum ecológico, deconstruido con esencia de limones iraníes y fijado con sal del Himalaya”, dice así el texto.

Tras escuchar las dos propuestas, el paciente reclamó aliviado el tratamiento que más le interesaba, que en este caso era la segunda opción. Pero ahí vino la sorpresa para el paciente vegano ya que el que estaba eligiendo se trataba del medicamento 'Augmentine'.

“Acontecido esta semana…en este país no caben más tontos porque es imposible”, era la frase que cerraba la imagen compartida en Twitter, reflexionando sobre la respuesta que el paciente había dado, ya que finalmente el tratamiento que le curaría tenía que ver con un fármaco.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.