Redacción Médica
16 de agosto de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 18:30
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Guía útil de consejos para tratar a un paciente vegano

Hay excipientes en los fármacos que son de origen animal

Buscan alternativas a estos fármacos.
Guía útil de consejos para tratar a un paciente vegano
Redacción
Domingo, 22 de julio de 2018, a las 17:20
El veganismo es una práctica cada vez más común en nuestra sociedad. Implica el rechazo de la utilización y el consumo de productos de origen animal, como ocurre con algunos medicamentos. Redacción Médica ha hablado con expertos en este estilo de vida para que orienten a los médicos sobre aquellos tratamientos que pueden ser contrarios a su ideología para que, en el caso de que sea posible, busquen una alternativa. 

La mayoría de los fármacos contienen excipientes, ingredientes inactivos. De estos, la gelatina es uno de los más utilizados, siendo la mayoría de origen animal. Otro bastante frecuente es la lactosa. Según literatura médica, puede estar presente hasta en el 20 por ciento de los fármacos de uso común, incluidos anticonceptivos o antidepresivos.

La lanolina también es de origen animal. Se trata de una ustancia grasa que se obtiene de la lana del cordero o del carnero y de los caballos. Se suele emplear en farmacia y cosmética como excipiente, ya que se absorbe con facilidad por la piel.

Aplicar el veganismo hasta donde se pueda


"A mi modo de ver, si un vegano tiene un problema importante de salud y necesita tomar un medicamento que en principio contiene algún ingrediente de origen animal, y no encuentra una
alternativa
equivalente sin ese ingrediente, entonces lo razonable es que lo tome igualmente. Tratamos de aplicar el veganismo hasta donde sea posible y practicable sin perjudicar seriamente nuestra propia vida", explica a este medio el autor del blog 'Filosofía Vegana'.  

"El sentido del veganismo es terminar con la cosificación de los animales, y abolir su explotación, y no se trata de ser coherente hasta la muerte. Veganismo es comprender que no es justo considerar a los animales como medios para nuestros fines. Aplicar este principio ético a la práctica es posible hasta un grado bastante alto, pero nunca será posible una coherencia absoluta en la práctica debido al contexto social en el que vivimos, basado todavía en la explotación de los animales", continúa.

Aunque reconoce que es más fácil ser fiel a los ideales en otros ámbitos cotidianos, como en la alimentación, la ropa o el transporte, argumenta que no es una excusa para seguir presionando para que "los medicamentos dejen de tener sustancias de origen animal innecesarias y sustituibles". Hasta entonces, y si existe alternativa, buscarán evitarlos.