Selfies de sanitarios ante el coronavirus: "Ni soy ni me siento un héroe"

Enfermeros y médicos muestran a través de fotografías las consecuencias de tratar a pacientes con Covid-19

Fotografías publicadas por Alessia Bonari y Nicola Sgarbi.
Selfies de sanitarios ante el coronavirus: "Ni soy ni me siento un héroe"
mié 25 marzo 2020. 17.00H
Italia continúa sufriendo las consecuencias del Covid-19. Es de hecho, el segundo país más afectado en número de casos confirmados y fallecimientos, solo por detrás de China. Médicos, enfermeros y técnicos hacen todo lo posible por revertir la balanza y hacer que la cifra de pacientes recuperados supere a la de fallecidos y afectados. 

La carga de trabajo ha aumentado las horas de jornada y por tanto, el estrés y el cansancio de los sanitarios que, a pesar de las condiciones, se afanan en su labor sin descanso y a contrarreloj. Prueba de ello son las imágenes que encontramos estos días en redes sociales en las que médicos y enfermeras italianos muestran las consecuencias de estar varias horas seguidas enfundados en un equipo de protección. Los efectos visibles que deja en su cuerpo esta lucha. 

Una de las fotografías que más se han compartido en estos últimos días es la de Nicola Sgarbi. De hecho, su publicación en Facebook alcanza ya los 241.000 likes y ha sido compartida 74.000 veces. Este médico de Módena confiesa que no le apasionan los selfies, sin embargo, tras una jornada de 13 horas en la UCI se envalentonó a hacerse este autorretrato, después de quitarse "todos los dispositivos de protección".

"Ni soy ni me siento un héroe. Soy una persona normal, a la que le gusta su trabajo y que ahora, más que nunca, está orgullosa de poder llevarlo a cabo dando todo de sí misma en primera línea, junto a maravillosos compañeros (médicos, enfermeros, personal de apoyo, técnicos y personal de la limpieza)", relata con sinceridad Nicola a través de un post que ha dado la vuelta al mundo.

En él, reconoce que por este motivo no le importa hacer tantas horas, ni "las marcas del rostro, el dolor de espalda, las comidas que me he saltado ni tantas otras cosas.Todo esto pasará. Pasará gracias a vosotros, a vuestro esfuerzo y vuestro sacrificio. Pasará y estaremos unidos en un único esfuerzo inmenso común. No os rindáis. Nunca".

Letizia Fumagalli: "Es importante pensar en los otros además de en nosotros mismos"


Letizia Fumagalli considera que es "importante ver el lado positivo de las cosas", aunque a ella nunca se le ha dado bien hacerlo. Por ello, a través de su selfie junto a una compañera de profesión publicado en su perfil de Instagram, se lamenta de todo lo negativo causado por el coronavirus Covid-19.

"Turnos con horarios diferentes a los habituales, como comenzar a las 4:30 de la mañana o volver a casa a la 1:30 de la noche; comer y cenar a horas absurdas o tener los EPI puestos durante horas, porque molestan", expresa Letizia, "Hacen tanto daño que por noche, cuando me tumbo en la cama, siento todavía la piel de la cara tirante donde la mascarilla me ha dejado las marcas. Se asemeja a la sensación de cuando vas al mar y te quemas la nariz y las mejillas. Una lástima que el mar no lo vea desde hace meses".

Letizia además reconoce que aunque se repeten las distancias en casa y se preste atención a cualquier movimiento en las salas del hospital, siempre hay riesgo de contagio. Pero, "a pesar de este miedo, nos sentimos orgullosos de nuestro trabajo y nuestro compromiso", continúa Letizia, "durante los turnos nos ayudamos, nos apoyamos, colaboramos y cooperamos".

Fotos de Letizia Fumagalli y Cristina Barbieri.


Además, esta enfermera italiana reconoce que "intercambian ideas sobre como mejor, nos controlamos los unos a los otros mientras nos vestimos y nos quitamos los equipos de protección, pensamos en nuestras compañeras". Y por ello, Letizia se pregunta si este pensamiento se trasladará a toda la sociedad, "si pensaramos en los otros además de en nosotros mismos" porque solo de esta forma "volveremos cuanto antes a la normalidad. Solo así podremos ir al mar y sentir la piel tirante por culpa del sol y no por la mascarilla del EPI".


Cristina Barbieri: "Debajo de los trajes, las máscaras y los visores, reímos, lloramos, esperamos y animamos a nuestros pacientes"


Cristina Barbieri, enfermera italiana trataba de responder con su fotografía a las preguntas que habitualmente le plantea su entorno cercano: "¿Y cómo entras allí todos los días? ¿Dónde encuentras la fuerza?"

Para Barbieri la respuesta son los pacientes. A través de su publicación, explica que se tomó esta imagen a medianoche, al salir de su turno, después de horas atendiendo a pacientes de Covid-19. Ella misma destacó su "cara cansada" y las marcas que le habían dejado las gafas de protección, pero también el atisbo de sonrisa que le había producido "haber podido consolar y reconfortar a una paciente, viuda desde hacía dos días, y hablar y reír con dos abuelas sobre sus nietos, que no ven la hora de poder volver a abrazarlos. ¡Y prepararles una buena merienda!".

Esta profesional sanitaria también señaló el caso de una paciente que pudo volver a casa al mejorar su cuadro clínico. "No os podéis imaginar la alegría en sus ojos cuando he abierto la puerta de salida de la sala y...¡buen regreso a casa!"

"Debajo de los trajes, las máscaras y los visores, reímos, lloramos, esperamos y animamos a nuestros pacientes ... y ellos lo perciben y tal vez incluso con una mirada lo agradecen ... así que, esto es lo me da la fuerza", concluye Barbieri.

Alessia Bonari: "Tengo que ir a trabajar y hacer mi parte. Haz el tuyo, te lo pido por favor"


Como sus compañeros, Alessia Bonari también ha reconocido públicamente el miedo y la angustia que experimentan los sanitarios en su trabajo diario. Una preocupación que se ve incremenntada debido a la mala calidad de los EPI y que convierte en peligrosos muchos de los procesos habituales que siguen los profesionales para evitar el contagio.

"Tengo miedo porque la máscara no se adhiere bien a la cara, o porque puedo haberme tocado la cara accidentalmente con los guantes sucios, o porque tal vez las gafas no cubran completamente mis ojos y puede pasar cualquier cosa", escribía Bonari, mostrando el cansancio acumulado en una publicación que ha sobrepasado el millón de likes. Acompañando la fotografía, escribe unas líneas en las que argumentaba lo difícil que es trabajar en esas condiciones, cuando la "bata de laboratorio te hace sudar" o es imposible "ir al baño en seis horas".

Tanto ella como el resto de profesionales están "físicamente cansados" después de semanas aguantando estas condiciones. Algo que sin embargo, aclara, no les impedirá seguir haciendo su trabajo. Aunque esto signifique no poder  "volver a su casa en cuarentena". "Tengo que ir a trabajar y hacer mi parte. Haz el tuyo, te lo pido por favor".

Bonari utilizaba también esta plataforma para sumarse al llamamiento colectivo que hacían estos días facultativos e instituciones. "Lo que le pido a cualquiera que esté leyendo esta publicación es no frustrar el esfuerzo que estamos haciendo, ser desinteresados, quedarnos en casa y proteger a los más frágiles. Los jóvenes no somos inmunes al coronavirus, nosotros también podemos enfermarnos o, lo que es peor, podemos enfermar".

Giusy Della Cerra: "El Covid-19 te aplaca fisica y psicológicamente"


Fotografía publicada por Giusy Della Cerra.

Giusy Della Cerra es enfermera en Urgencias del Hospital San Giuseppe Moscati de Avellino -una ciudad en la región de Campania- desde el 1 de marzo, una decisión que tomó antes de declararse la epidemia de coronavirus Covid-19. Los días que lleva trabajando allí, alejada de su familia y pasando la mayor parte del tiempo en el trabajo, se han presentado difíciles pero como una oportunidad de crecimiento, tanto laboral como personal.

"Estas personas llegan con miedo, aterrorizadas y preocupadas tanto por ellas como por los suyos. El Covid-19 te aplaca fisica y psicológicamente, ha alterado nuestra rutina y nos ha hecho comprender que no existe certeza que aquello que un día es verdad, después no tiene por qué serlo", explica Giusy Della Cerra a través de su publicación en Facebook.

"El tiempo pasa rápido, las jornadas de trabajo son cada vez más pesadas y al mismo tiempo aumentan las ganas de vivir y de luchar", termina esta enfermera, "Me gusta pensar que lo mejor de la vida todavía tiene que venir y así será".





Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.