Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 14:15

Mofa 'homeopática' de Buenafuente y Broncano: "Da vergüenza pero se diluye"

Los humoristas, a la carga: "Lo más terrible es que hay médicos homeópatas"

Andreu Buenafuente, "homeópata" presentando su libro en el programa.
Mofa 'homeopática' de Buenafuente y Broncano: "Da vergüenza pero se diluye"
L.D.
Miércoles, 20 de septiembre de 2017, a las 17:30
Los humoristas David Broncano y Andreu Buenafuente han aprovechado el programa de televisión Loco Mundo para hacer mofa y criticar duramente las llamadas "medicinas alternativas". El primero ha centrado su monólogo de apertura en desacreditar el uso de estos pseudotratamientos, mientras que el segundo se ha hecho pasar por un homeópata que presenta su libro "Cúrate con buchitos de agua". 

Broncano aseguraba flipar con el tema por el hecho de que pese a que está claro que no funcionan, la gente sigue pagando por ellas, y recurría a un estudio de la Universidad de Yale para recordar que los pacientes que usaron pseudotratamientos en lugar de la quimio multiplicaron su riesgo de "amochar" hasta casi por cinco. "Está tan claro que estas cosas son la mierda que yo dejaba aquí el programa", aseguraba. 

Sin embargo, continuó su monólogo citando numerosos ejemplos de estas terapias alternativas, como la medicina tradicional china o las técnicas de curación aztecas. "Claro que sí, cuanto más remotas y más extinguidas mucho mejor. Igual se han extinguido por algo; por no ir al médico", argumentaba. 

"Podéis dejar de aprovecharon de la gente que está tan jodida y se agarra a un clavo ardiendo"



Para Broncano, lo que clama al cielo es la homeopatía, inventada por Samuel Hahnemann. "Básicamente se basa en que lo similar cura a lo similar, y lo que causa una enfermedad en personas sanas curará eso mismo en alguien enfermo pero sólo si lo diluyes mucho. [...] Pero lo diluyen hasta un punto que ya no quedan moléculas de la sustancia. Si está tan disuelto, ¿esas pastillitas qué llevan? Pues el 99,9 por ciento es azúcar", exponía. 

Mentir y engañar

El humorista continuó su monólogo recalcando que lo más terrible es que hay médicos homeópatas, que además "se quejan de que hay mucho intrusismo. Teniendo en cuenta que vuestro negocio es mentir y engañar, pues sí, va a haber mucho intrusismo en España", criticaba, añadiendo que el peligro llega cuando estas terapias se cuelan en hospitales y universidades. 

Su discurso terminaba dirigiéndose a los que llama "amigos de la homeopatía", pidiéndoles que "si queréis ayudar podéis dejar de aprovecharos de la gente que está tan jodida y se agarra a un clavo ardiendo", y alabando medidas como la prohibición en la Comunidad de Madrid del reiki en todos los hospitales o la de Farmaciencia para celebrar el día de la ciencia: un grifo de agua con el reclamo de 'homeopatía gratis'. 

"Nos reímos hasta que alguien le da a su hijo homeopatía en vez de vacunarle y se te queda el chiquillo muñeco. Esto es como las religiones; deja que tu hijo decida si quiere creerse esas movidas o no. Pero sobre todo eso, deja que crezca", sentenciaba. 

"Cúrate con buchitos de agua"

En la misma línea de mofa también participó un Andreu Buenafuente convertido en homeópata que presentaba su libro. Para ello defendía que si se encontraba mal usaba agua con azúcar "y curado. Da miedo ¿eh?", ironizaba. 

"Un día me hice una herida bastante profunda en un brazo, me tomé homeopatía y al año me curé. Tenía que escribir un libro, yo no me lo podía guardar para mí", explicaba sobre la gestación del manual. 

Ante la pregunta del presentador de si no le da vergüenza "irle a la gente que está mal con mentiras, con homeopatía", Buenafuente responde que al principio da vergüenza, "pero la vergüenza también se diluye", en referencia al funcionamiento de la homeopatía. 

Las respuestas del cómico propician que el ficitio entrevistador, contrariado, se levante y abandone el plató asegurando que a Buenafuente "se le ha ido la pinza, que antes no era así", y da por zanjada la entrevista que ridiculiza la homeopatía.