Víricö

Sheherezade Gallego explica cómo se sintió durante su intervención en Espejo Público y su situación real ante la prueba

La MIR "utilizada" por Susanna Griso: "Querían llamarnos egoístas otra vez"
Sheherezade Gallego.


05 feb 2021. 15.45H
SE LEE EN 6 minutos
Este jueves, las redes sociales se incendiaban tras el paso de Sheherezade Gallego, graduada en Medicina y aspirante al MIR, por el programa de Espejo Público. Las críticas han sido motivadas por el trato de la presentadora Susanna Griso a esta médico, quien asegura a Redacción Médica que se sintió "utilizada" e "incriminada", y considera que "tenían un guión establecido y no querían escuchar lo que los opositores a plazas de Formación Sanitaria Especializada queríamos decir, solo querían llamar egoístas a los sanitarios una vez más".

Sheherezade explica que le contactaron desde el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina ya que el programa de Antena 3 estaba buscando entrevistar a una persona que estuviera preparándose el examen MIR 2021, pero que hubiera decidido posponerlo. Así, asegura que habló con alguien de producción antes de entrar en directo, a quien le explicó sus motivos para haber tomado esta situación y se sintió "comprendida y escuchada".

Sin embargo, esta facultativa expresa que a la hora de la verdad y una vez en el programa, "empezaron a recriminar mi decisión, a dar por hecho que los motivos por los que no me presentaba eran porque ''no quería hacer el MIR'', o no quería atender pacientes con Covid-19 (ambos falsos) denotando una gran falta de conocimiento sobre lo que es el examen". Así, piensa que le hicieron ver "como una egoísta e incluso frivolizando sobre la salud mental, ya que al decir que sufría de ansiedad, dijeron que ''no hay excusas'', como si uno decisiese tenerla por gusto".

La realidad es que Sheherezade va a presentarse este año al examen, aunque se haya enfocado y concienciado en preparar el MIR de 2022 ya que reconoce que sus resultados son "realistamente malos como para optar a una plaza".

"
El intensivo de estudio se me ha hecho cuesta arriba, no conseguía concentrarme para estudiar lo que nos pedían, pero aún así pasaba 12 horas encerrada en la habitación, rindiendo si acaso 2 de ellas, porque no me permitía a mí misma salir de ahí con el pretexto de "No has estudiado hoy lo que deberías, no te mereces descansar''", señala a Redacción Médica.

"No pasa nada por hacer el MIR en 2 años o los que hagan falta"


Y es que, entiende que esta situación se puede "soportar un mes, dos o incluso tres, pero cuando sigues intentando estudiar y no eres capaz, no descansas porque ''piensas que no te lo has ganado'' y empiezan los pensamientos recurrentes de ''¿Y si no valgo para esto?'' ''Soy una inútil'' ''No voy a aprobar el MIR en la vida''.


"Ya tenemos bastante con cómo nos autocastigamos como para que venga gente externa a cuestionar nuestra vocación, trabajo y esfuerzo"


"La maquinaria mental empieza a resentirse, y por mucho que haya gente que se empeñe en pensar que tenemos que soportarlo todo, que ''no hay excusas'' y demás cosas que hemos tenido que escuchar en 2020, somos de carne y hueso, tenemos límites y no podemos con todo, sobre todo cuando el enemigo es el cansancio mental del que todo el mundo niega su existencia hasta que lo vive en propias carnes.

Además, este año el examen MIR se ha pospuesto a marzo debido a la pandemia de Covid-19, por lo que son dos meses más de "12 horas diarias de trabajo que nos sabes siquiera si van a dar fruto, porque no hay plazas para todos".

Por todo ello, Sheherezade se "obligó a asimilar que no pasa nada por hacer el MIR en dos años, tres o los que hagan falta y que ya tenemos bastante con cómo nos autocastigamos como para que venga gente externa a cuestionar nuestra vocación, trabajo y esfuerzo para estar donde estamos".

"Casi todos mis compañeros MIR están agotados"


Además, desde el pasado 25 de enero está trabajando en el Centro de Transfusión, Tejidos y Células de Sevilla, anexo al Hospital Virgen del Rocío, ya que vio una oportunidad para despejarse de esta situación, "aprender cosas nuevas, sentirme útil y realizada y ahorrar un poquito para pagar el alquiler del piso en el que vivo. Aunque he de decir que si mi decisión hubiera sido quedarme en mi casa recuperándome del mal trago habría sido perfectamente válida, y no sería ''perder un año'' como dijo Susana en el programa, que para algo llevo 7 estudiando sin parar". 

Sheherezade no es la única que está cansada, "casi todos mis compañeros MIR están agotados", explica. "Sé de muchos que al contarles mi situación me dijeron que ellos se sentían igual, que también pensaban que tendrían que repetirlo el año siguiente y que sentían que no podían más". 

Señala que durante sus meses de estudio ha visto a sus compañeros "llorar, cuestionarse su valía, sentir que no podían más, además de lidiar con toda la situación de la pandemia, que no ha podido ser más triste". "En Twitter hemos creado un círculo MIR muy bonito en el que no hay más que compañerismo, empatía y palabras bonitas de unos a otros cuando uno se viene abajo. Siendo ''competidores'' por un número limitado de plazas, ver que estamos todos para todos y que nos apoyamos sin juzgarnos, me parece lo más bonito de la vivencia al examen MIR 21", detalla.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.