"No sé cuál de mis tatuajes me hace menos médico"

Sanitarios aclaran que la apariencia no define su trabajo tras las críticas a una enfermera por sus tatuajes

Imagen del perfil de Twitter de la usuaria @nazaostrita
"No sé cuál de mis tatuajes me hace menos médico"
lun 25 mayo 2020. 17.20H
Los tatuajes volvían a ser objeto de polémica en el ámbito sanitario en plena crisis del coronavirus. En esta ocasión, la disputa surgía a raíz de las imágenes de dos mujeres, vestidas con uniforme hospitalario, que obstaculizaban el paso de los coches en la manifestación convocada por Vox en Ciudad Real.

Al margen de los comenarios políticos, usuarios como @pegatinero ponían en duda su pertentencia al gremio, señalando elementos de su estética como tatuajes o pendientes. Declaraciones que hacían reaccionar al colectivo sanitario a través de Twitter. 

Sus opiniones reabrían el debate generado hace tiempo en las redes sociales, con voces a favor y en contra de este tipo de decoración en la piel de los profesionales. 


Hoy en día, los tatuajes, sobre todo aquellos más visibles, siguen estando "muy mal vistos" para algunas personas, especialmente cuando se lucen dentro del ámbito sanitario. Hay quien considera que son incompatibles con esta profesión, como reflejaba en sus comentarios el usuario @BruceDcknsn. "Una enfermera nunca tendría un tatuaje a la vista". 

El colectivo sanitatio respondía con contundencia al ver cuestionada su profesionalidad. 



"No sé cuál de mis 18 tatuajes me hacen menos médico", respondía esta sanitaria, mostrando cada uno de sus diseños. "Mi apariencia no me defina como sanitario, mi profesionalidad sí", aclaraba otra.


Una opinión compartida por varios tuiteros sanitarios, que también defendían su validez profesional y la desvinculaban de cuestiones estéticas como los piercings o el color del pelo. 


"¿Qué pinta debe tener una enfermera?", preguntaba este internauta, poniendo el ejemplo de una sanitaria "con los brazos llenos de tatuajes" que salvó la vida a un paciente de urgencias.

Varios tuiteros se sumaban al debate creado en Twitter, apoyando en muchos casos la visión de los sanitarios. Desde su posición, la usuaria @NorthernNQueen, intentaba señalar las diferencias entre la apariencia o los gustos musicales y el desarollo de su profesión. 



La polémica volvía a viralizar el hashtag #sanidadtatuada, bajo el cual, en 2018, el personal sanitario ya pedía acabar con los prejuicios existentes en hospitales y clínicas en cuanto a los tatuajes. 




Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.