Víricö

Luis Tobajas, médico de Familia, reconoce agotamiento emocional y situación de estrés crónico por la pandemia de Covid

Más de 8 meses a casi 24h/7; "Perdí el equilibro entre laboral y personal"
El facultativo Luis Tobajas en un vídeo publicado en el portal del Servicio Extremeño de Salud.


13 nov 2020. 11.10H
SE LEE EN 5 minutos
Al inicio de la pandemia de Covid-19, con la incertidumbre ante el virus y la reducción de acceso a los centros de salud, muchos médicos se ofrecieron a través de las redes sociales para contestar -de forma totalmente altruista- dudas médicas. Luis Tobajas Belvís, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, es uno de ellos. 

Sin embargo, pasar 8 meses casi las 24 horas del día - 5 horas como máximo para dormir- todos los días de la semana, intentando contestar una media de 50 consultas diarias de problemas de salud no urgentes, "quizás tiene un coste que ahora estoy pagando". Además de esta labor, que inició con el objetivo de darle un poco de tranquilidad a toda esa gente "angustiada" por el SARS-CoV-2, Tobajas tiene su jornada laboral habitual con sus pacientes diarios de su propia consulta y las guardias correspondientes al centro de salud.

"En esas primeras semanas de 'penumbra' asistencial, de incertidumbre con respecto a la evolución de la pandemia sabíamos perfectamente el enorme valor que tenía que los pacientes supieran que los profesionales que te vienen atendiendo desde hace años seguían estando ahí para resolver problemas de salud, miedos, dudas, molestias o temores", explica este médico de Familia del centro de Salud de Salorino, en Cáceres, a Redacción Médica.

Todo esta sobrecarga de trabajo le ha pasado factura. "Parece una respuesta biológica al estrés laboral crónico y ser demasiado exigente conmigo mismo, quizá el agotamiento emocional es el que ha tenido más peso para llegar a esta situación de estrés y ansiedad", relata Luis Tobajas, "Mi compañera me lo decía últimamente: “No pareces el mismo médico, no pareces tú”. Me empecé a dar cuenta del deterioro del rendimiento, de la pérdida de responsabilidad, de cierta actitudes pasivo-agresivas con los pacientes y la pérdida de la motivación. Gracias a ella pude reflexionar y decidir parar".

No es el único facultativo que experimenta burnout, "se sabe que el 30 por ciento del personal sanitario" presenta estos síntomas en algún momento. Así, Luis Tobajas considera que "es vital concienciar a los servicios regionales de salud y a las distintas organizaciones para que consideren esto un riesgo laboral ante el que habrá que realizar evaluaciones e intervenciones para la prevención y promoción de la salud".

Formación médica sobre la gestión del estrés


"La adquisición de estrategias y habilidades que faciliten la gestión emocional, la capacidad de adaptación y afrontamiento del estrés debería incluirse en el currículo formativo sin olvidar que es necesario avanzar en el compromiso por parte de las distintas organizaciones para que faciliten su aplicación y puesta en práctica y de esta manera nos permita cuidarnos a nosotros mismos para cuidar mejor a los demás, a nuestros pacientes", expresa Tobajas.

Este profesional hacía público, a través de su perfil de Twitter, como se sentía. Los mensajes de apoyo de compañeros no tardaban en llegar. "Necesitáis descansar, necesitáis tener vida propia, necesitáis cuidaros, en serio, por vosotros y por todos los que os necesitamos, necesitamos profesionales lo más felices posibles", responde al pie de su hilo una técnica de laboratorio.


"Entiendo perfectamente cómo te sientes porque eso que describes, para mí, es habitual. Ha afectado mucho (y todavía lo hace aunque en menor grado) mi relación con los pacientes. Cuídate mucho", expresa un médico de Familia. "Mucho ánimo, esta es una situación que nos sobrepasa y que nos recuerda que la vocación no va reñida con nuestros sentimientos", reconoce una médica rural.

Covid-19: sobrecarga en Atención Primaria

 
Ante la sobrecarga de trabajo en su centro de salud, Luis Tobajas explica que "el estudio de los casos sospechosos, probables y confirmados de Covid-19, se suma al seguimiento de los casos de coronavirus y los distintos trámites administrativos que ocupan. Esto ocupa el 40 por ciento del tiempo del trabajo diario de los médicos de familia".

No obstante, el ambiente que hay en su centro de salud es "adecuado y bien organizado". A su vez, el trato con los

"Mis pacientes son especialmente responsables con el uso racional de la asistencia sanitaria"


pacientes no se ha resentido en estos últimos meses. "Mis pacientes se han adaptado sin apenas problemas a las instrucciones de permanecer en casa y no acudir tanto a la consulta de mi compañera enfermera como a la mía, excepto a las consultas presenciales y urgentes, además se han dado perfecta cuenta que no es tiempo de acercarse por 'naderías'. Los pacientes de Luis saben que no han estado cerrados nunca, y no han dejado de atenderles siempre que lo han necesitado.

Además, ahora en esta segunda ola de coronavirus cuentan con la capacidad de diagnóstico para detectar los casos sospechosos o probables, mientras que al inicio de la pandemia "iban a ciegas" y considera que en Extremadura ha mejorado sustancialmente el rastreo de los casos confirmados y los servicios de salud pública del Equipo de Atención Primaria (farmacéuticos y veterinarios), obtienen con éxito los listados nominales con datos de los contactos estrechos.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.