Víricö

La farmacéutica Gemma del Caño coincide con las declaraciones del nutricionista y señala que "deberían regularse"

Carlos Ríos: "Quemagrasas y adelgazantes, misma estafa que la homeopatía"
El nutricionista Carlos Ríos y la farmacéutica Gemma del Caño.


24 abr 2021. 17.00H
SE LEE EN 5 minutos
Cualquier persona que se haya puesto a dieta o haya buscado por su cuenta formas de perder peso se habrá topado con productos que prometen resultados rápidos y sin esfuerzos, casi como por arte de magia. Sin embargo, la efectividad de muchos de ellos es dudosa e incluso pueden llegar a ser peligrosos para la salud. Es lo que plantea el nutricionista e influencer Carlos Ríos, quien compara los quemagrasas, sustitutivos y otros productos adelganzantes con la homeopatía.

"Si vas una farmacia y preguntas por un producto para perder peso y te ofrecen algo en forma de pastillas, quemagrasas, suplementos o batidos te están estafando porque no existe ningún producto con evidencia científica para la pérdida de peso", expresa el promotor del realfooding. Su crítica se centra en los sustitutivos de comidas que "se venden como saludables aun teniendo, muchas veces, entre sus ingredientes azúcares, aceites refinados, edulcorantes, etc. ya que sabemos que son ingredientes perjudiciales". Estos son problemáticos al relacionarlos con conceptos positivos como "natural o equilibrado" y como "una sustitución a una alimentación adecuada", según explica Carlos Ríos a Redacción Médica. "Inducen a error al consumidor".

Aunque el nutricionista los diferencia de los suplementos, que "pueden tener su utilidad en ciertos contextos", considera que actualmente, "cualquier persona parece ser la diana perfecta para los vendedores de estos productos y esto es parte del problema". No obstante, avisa que "los suplementos "quemagrasas" no han demostrado una gran eficacia para perder grasa, ni están exentos de riesgos". 

Productos multi-ingrediente y casos de hepatoxicidad


De hecho, "muchos de estos productos pueden llegar a poseer mezclas de hierbas y otros ingredientes que pueden ser problemáticos en grupos de población vulnerables -por ejemplo, personas con patologías o consumidores de fármacos- y puede ser peligroso que un producto de este estilo termine en la despensa de una persona que no deba utilizarlo ya que, puede darse también que el consumidor no alerte a su médico", argumenta el nutricionista. De hecho, hay estudios que alertan de "casos de hepatoxicidad asociados al consumo de productos multi-ingrediente vinculados a múltiples marcas".


"La ley debe proteger mucho más al consumidor ante  productos adelgazantes y quemagrasas"



A su vez, el nutricionista explica que estos productos dietéticos tienen puntos en común con la homeopatía: exageraciones en cuanto a las propiedades y utilizarlos en vez de la solución real. Al igual que un paciente puede dejar de utilizar un tratamiento médico y tomar uno homeopático, una persona puede creer en un sustitutivo de comida como bueno, en vez de "trabajar los buenos hábitos de alimentación, sueño y ejercicio".

Y al igual que ocurre con la homeopatía, muchos de estos productos se venden en farmacias. "Bajo mi punto de vista, un farmacéutico debe ser honesto y decirle a la gente lo que necesita escuchar respecto a hábitos saludables y no intentar colocarle un producto que no va a ayudarle y que incluso puede perjudicarle si deja de atender lo importante", apunta Carlos Ríos. "En caso de no ser capaz, lo que debe hacer es derivarlo a algún compañero dietista-nutricionista. Todos los profesionales sanitarios tenemos nuestro hueco. Esto es lo que hace que las personas no pierdan la confianza en nosotros".

En este sentido, Carlos Ríos considera que estos productos, como los quemagrasa, "no deberían venderse en ningún establecimiento" y deberían controlarse legalmente. "La ley debe proteger mucho más al consumidor respecto a esto. Ningún producto sin evidencias de eficacia y con dudosa calidad debe sustituir a la intervención más eficaz que existe para proteger la salud y mantener un peso saludable: los hábitos saludables".

Adelganzates y quemagrasas, un "porcentaje muy alto de ventas"


De igual forma, Gemma del Caño, farmacéutica, asegura a Redacción Médica que "es cierto que muchas farmacias venden productos que estafan al ciudadano" y que por eso mismo "para su protección" se deberían de regular. Sin embargo, afirma que "esa situación aún queda muy lejos", ya que productos adelgazantes y quemagrasas son un "porcentaje muy alto de las ventas de una farmacia". 

A pesar de ello, la farmacéutica recalca que "los farmacéuticos cuentan con formación sobre nutrición" que adquieren en el grado. "Tendrán menos formación que un dietista, pero por desgracia son profesionales que están fuera de la sanidad pública y en muchas ocasiones es el farmacéutico el que proporciona consejos sobre estos temas", afirma. 

"Muchos productos adelgazantes no tienen evidencia científica. Cualquier dieta que no sea sostenible en el tiempo, no funciona", apunta Gemma del Caño, aunque hace especial hincapié es que "lo puedes encontrar en cualquier sitio", como supermercados o herbolarios, porque "la ética no se estudia en la carrera, pero como profesional se debe tener unas obligaciones", especialmente el farmacéutico "que es el sanitario que más a pie de calle está y en el que más se fia la gente".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.