"Afortunados los médicos sin estrés, con sueldazos y muchos días libres"

La percepción que tiene la sociedad sobre su trabajo y las guardias de 24 horas dista en muchas ocasiones de la realidad

"Afortunados los médicos sin estrés, con sueldazos y muchos días libres"
mié 29 enero 2020. 11.45H
No es la primera vez ni será la última que un profesional sanitario reflexiona, con un toque de crítica, sobre las guardias de 24 horas. Y es que, aunque su duración de por sí ya es demasiada, al final los sanitarios trabajan mucho más, ya que realmente el día de después está perdido y esto tiene graves consecuencias físicas, mentales y emocionales para ellos.

Esto es lo que valora una pediatra desde su perfil de Twitter -'Vero B'-, e intenta explicar la realidad a aquellas personas ajenas a la profesión que consideran que los médicos son "unos afortunados, no tienen estrés, cobran sueldazos y tienen un montón de días libres".  
Esta pediatra cuenta que incluso "su guardia comienza el día de antes" ya que "prepara las cosas de los niños para dos días en los que no va a estar para llevarlos al cole" y durante esa tarde procura "estudiar algo relacionado con lo que haya ingresado, por si hay alguna novedad" o si se le ha pasado algo.

No obstante, no se acuesta muy tarde porque en "la guardia sabes cuándo entras pero no cómo vas a salir: zombi entera o solo medio zombi". "En mi caso, un solo pediatra se ocupa de la planta de pediatría, la maternidad, los partos y las urgencias" y explica que tiene que pasar planta, "cuando se hace algún hueco en urgencias o no hay nada urgente".

Los casos de urgencias 


Así, la facultativa explica la facilidad para que se acumule el trabajo: "En planta hay que dar altas y explicarlas. Hay que explorar a todos los niños. Mirar las pruebas hechas y las pendientes. Explicar a los padres. Hablar con enfermería antes y después. Poner el tratamiento. Mientras que van llamando de urgencias para decir que hay más gente". 

"Y entonces hay un parto y a una mujer empujando no le puedes decir que se dé prisa porque tienes a diez niños esperando a verles", comenta Verónica. 

"Muchos de los motivos de consulta en urgencias (casi todos) se podrían manejar en Atención Primaria"



"Cuando por fin se logra volver a urgencias, ves los motivos de consulta: Toses y mocos, vómitos y diarreas y fiebres. Muchos (casi todos) se podrían manejar en Atención Primaria", explica la pediatra, que se suma a las criticas de tantos profesionales por los motivos absurdos en Urgencias y pide que se razone sobre el uso de urgencias cuando "se usa de atajo o se va porque pilla de paso".

"Que te pones a explicar por qué un catarro o una gripe no son urgentes -cuando no eres población de riesgo ni hay síntomas de gravedad- y la gente te insulta", comenta y recuerda que "no se presta atención de calidad cuando llevas veintitantas horas trabajando". 

"Un hospital no cierra nunca"


Además, considera un lujo poder quedarse en urgencias y ver a los pacientes "uno detrás de otro" pero hay veces que se tienen que pedir pruebas, esperar y valorar posteriormente de nuevo. 

"Vas subiendo y bajando. A veces la planta se termina de pasar por la tarde. Los padres preguntan que cuándo va a pasar el pediatra y a mí también me gustaría saberlo", detalla Verónica.

Otro de los problemas típicos que relata la pediatra es cuando "entran familiares a la consulta cuando hace rato que no entra nadie y se piensan que no estoy haciendo nada... se puede estar haciendo mil cosas", continua Verónica, "esta situación no se corta en ningún momento del día. Buscas huecos para comer rápido, para hacer pis y poco más. Mala suerte si sientes un momento All-bran. Te lo aguantas".

Conciliación 


Entre los incovenientes para los facultativos que realizan estas guardias, también está la complejidad de conciliar la vida profesional con la personal. "Sales de la guardia sin ganas de nada y durante al día siguiente no estás para casi nada ni para casi nadie".

Además, explica que muchas veces se "lleva a casa los fantasmas del trabajo" ya que se obsesiona pensando "si pautó bien ese tratamiento, si ese niño con el que dudaba estará bien, si no lo podría haber hecho mejor con ese que puso la reclamación...". 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.