mié 22 mayo 2019. 19.04H
Europa Press

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

La compañía aseguradora de los anestesistas que intervinieron en 2010 a una mujer que quedó en estado vegetativo por una intubación incorrecta durante una operación quirúrgica para extraerle la glándula tiroides, lo que le produjo una grave hipoxia, deberá indemnizar a sus familiares con 1,7 millones de euros, según una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que confirma el fallo previo del juzgado de primera instancia número 83 de Madrid.

La mujer ingresó el 26 de abril de 2010 en el hospital de Molina (Murcia) para someterse a una operación por un problema de bocio multinodular, producido por un mal funcionamiento del tiroides y cuyo tratamiento es la extracción de esta glándula.

Según explican desde el bufete del abogado Rafael Martin Bueno, autor de la demanda, "no hay constancia de que la mujer fuera informada de que las dificultades para la intubación pudieran conllevar una hipoxia con daños neurológicos, pese a que era conocido que la mujer ya había sufrido dificultades con la intubación anteriormente". Asimismo, apunta que no hay constancia de que se llevase a cabo un preoperatorio adecuado.

Durante la operación, la intubación falló hasta en tres ocasiones, por lo que se pasó a utilizar una mascarilla laríngea supraglótica, que tampoco surtió efecto, explican, ya que la paciente presentaba un broncoespasmo severo. Finalmente se decidió realizarle una traqueotomía urgente, pero en el proceso la mujer sufrió una hipoxia que le causó daños cerebrales "severos e irreparables".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.