Los especialistas recomiendan optar por diagnósticos menos invasivos



15 abr 2015. 14.25H
SE LEE EN 2 minutos
Redacción. Madrid
Apenas el 40 por ciento de los cateterismos prescritos ante sospecha de enfermedad coronaria dan con arterias afectadas; el resto, detectan vasos normales que la descartan, y, sin embargo, la coronografía sigue siendo la prueba más solicitada en esos casos por los médicos. De ahí que ahora los especialistas aboguen por técnicas menos invasivas y muy fiables como la resonancia magnética (RM) y la tomografía computerizada (TC).

Luis Campo, presidente de GE Healthcare Iberia.

En este sentido, los radiólogos españoles han informado de que, según los últimos datos, el 60 por ciento de los cateterismos que se hacen para diagnosticar patología de las arterias coronarias resultan normales.

Como ha explicado Luis Campo, presidente de GE Healthcare Iberia, “la combinación de dosis más baja con una imagen más precisa, incluso para los exámenes clínicamente difíciles, ofrece grandes posibilidades para que la TC se convierta en una herramienta de diagnóstico no invasivo más utilizada en la atención cardiaca”.

“Un ejemplo de esta tecnología –ha recalcado– la conforman los últimos equipos de tomografía computarizada de GE Healthcare, que aportan una excelente calidad de imagen con un solo latido del corazón, menores dosis de radiación, una experiencia más cómoda para los pacientes, y la capacidad de combinar imágenes anatómicas y funcionales”, ha ratificado.

Para Vicente Martínez de Vega, codirector del curso y jefe del Área de Diagnóstico por Imagen del Hospital Universitario Quirón, “el uso de estas tecnologías está cambiando el modo en el que los radiólogos y los cardiólogos estudiamos el corazón y las coronarias porque nos permite obtener imágenes diagnósticas con mayor claridad y nitidez y con una exposición muy pequeña a la radiación”.

Tal ha indicado Martínez de Vega, “hoy disponemos de equipos de TC que pueden congelar la imagen del corazón con un solo latido, cuando antes necesitábamos, al menos, entre cinco y 15 segundos; esto es especialmente importante en un órgano en constante movimiento y nos permite disponer de una imagen de alta resolución y sin artefactos de movimiento (elementos que distorsionan la imagen) para realizar un mejor diagnóstico y, especialmente, para descartar enfermedades graves de las arterias coronarias”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.