“Una estrategia debe plantear unos objetivos ambiciosos, y para eso no puede haber solo migajas”



29 ene 2013. 13.06H
SE LEE EN 4 minutos

Enrique Pita. Madrid
El presidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce), Carlos Andradas, ha lamentado que tanto la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología y de Innovación como el Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación, que recibieron la luz verde de la Comisión Delegada del Gobierno para Política Científica, Tecnológica y de Innovación el pasado 24 de enero, lleguen sin escenario presupuestario. Y es que, a su modo de ver, sin una memoria económica se corre el riesgo de que queden “en papel mojado”.

Carlos Andradas.

“Se nos ha dicho que las cuestiones presupuestarias no figuran en las estrategias o en los planes estratégicos, sino que son objeto de desarrollo posterior, pero cuando hemos recibido el borrador del Plan Estatal de Investigación, que se supone que debía desarrollar la Estrategia Española, hemos observado que tampoco se recogía un horizonte presupuestario”. Este es “el fallo fundamental, aunque esperemos que finalmente se incluya”, ya que pese a contar con el visto bueno de la comisión delegada, ahora debe pasar el trámite del Consejo de Ministros, donde previsiblemente será aprobada.

Esa carencia, además, se acrecienta cuando el Gobierno señala que cada año habrá que ajustarse al presupuesto disponible. “Este es un planteamiento paupérrimo”, señala Andradas. “Una estrategia debe plantear unos objetivos ambiciosos y marcar los compromisos que se quieren alcanzar, y para eso no puede haber solo migajas”. En concreto, explica Andradas, muy poco de lo que se menciona en la estrategia tiene cabida en los presupuestos de 2013. “Todo el Plan Nacional no hace sino sufrir recortes; la parte de subvenciones ha sido recortada más del 17 por ciento, y el Gobierno intenta salvar la cara diciendo que las cifras globales se mantienen”. Sin embargo, este detalle “es puro artificio”, según viene denunciando el presidente de Cosce desde hace meses, “porque esa subida es a costa de subir los préstamos, unas partidas financieras que el Gobierno sabe que no se van a ejecutar”.

Respecto a esos recortes en el Plan Nacional, que el BOE publicó el pasado día 24, Andradas señala que, si bien ya se conocían desde el momento de la convocatoria, le parece “lamentable”. “Lo más indignante es que se divida en cuatro anualidades, algo que va en contra de lo que la propia convocatoria especificaba, que marcaba proyectos en tres anualidades”. Esto supone, en la práctica, que habrá un año “en barbecho”. “En el primer año no se puede hacer nada, porque ese primer año supone para la mayoría de los proyectos el 7 por ciento de la financiación total, y con ese presupuesto no se pueden comprar equipamientos ni se podrá hacer ninguna contratación de investigadores con cargo al proyecto”, explica. Sin embargo, apunta una paradoja, ya que “el proyecto sí hay que ejecutarlo en tres años, pese a que la financiación sea en cuatro. Es absurdo”.

Esta situación, sumada a los recortes que ya sufrió el sistema de ciencia en 2012, deja a la secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, en una posición aún más delicada ante los agentes del sector. “Hay que separar lo que es la persona del cargo que ocupa”, puntualiza Andradas, que recuerda que “en su día la defendimos, y estoy convencido que tiene buena voluntad y hace esfuerzos, pero los hechos constatables son los que son, y son tozudos”, y apunta que “quizá debe plantearse cómo hace un mejor servicio, si manteniéndose donde está y viendo los resultados, que son los que son, o decidiendo que no quiere jugar en ese equipo”.
 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.