26 de mayo de 2017 | Actualizado: Viernes a las 17:20
Empresas > Tecnología

Los neuroprocesadores hacen posible que un tetrapléjico vuelva a comer solo

Un estudio demuestra que los microelectrodos pueden transmitir del cerebro a la extremdidad el movimiento

Los investigadores consideran que es un avance en el uso de neuroprocesadores.
Los neuroprocesadores hacen posible que un tetrapléjico vuelva a comer solo
Redacción
Miércoles, 29 de marzo de 2017, a las 12:40
Una persona tetrapléjica ha conseguido volver mover un brazo para comer solo con unos neuroelectrodos que transmiten información desde el cerebro a la extremedidad. Son los primeros resultados de un estudio publicado en la revista The Lancet firmado por investigadores, en su mayoría, de la Universidad Case Western Reserve de Cleveland (EEUU).

Hasta el momento, los investigadores habían conseguido que personas con tetraplejía consiguieran hace movimientos a través de la estimulación eléctrica de otros músculos faciales o nervios en los que el paciente conserva la movilidad. En esta ocasión, los investigadores pretendían que el movimiento llegase a través de unos microelectrodos en el cerebro del paciente. En el estudio que están llevando a cabo, ha participado un hombre de 53 años con una lesión en la médula espinal al que se introdujeron microelectrodos en la corteza motora del cerebro. Meses después, se implantaron 36 electrodos en la parte superior e inferior de su brazo, para estimular, de esta manera, el codo, la mano y los hombros.

Además, para dar apoyo al participante en el movimiento del brazo y la abducción y aducción humeral, se utilizó un brazo motor móvil. Una vez cicatrizaron bien las implantaciones de los electrodos, el paciente debía pensar en el movimiento para que éste se transmitiera del cerebro al brazo.  Siguiendo este procedimiento, los investigadores señalan que en una sola sesión salieron bien 11 de 12 intentos del paciente de agarrar una taza o comer por sí solo.

Aunque consideran que están en una fase inicial del estudio, los investigadores apuntan que se trata de un avance considerable en el uso clínico de neuroprótesis para restaurar algunos movimientos tras la parálisis.