Los dispositivos permiten medir aspectos como la frecuencia cardiaca o los niveles de azúcar



10 sep 2014. 16.20H
SE LEE EN 2 minutos
Redacción. Madrid
Apple ha confirmado lo que se presuponía: la salud es uno de los ejes que articulan su presente y su futuro, que pasa, además, por las llamadas tecnologías ‘wearables’ (aquellas que se incorporan en prendas de ropa o complementos). En su caso, la compañía californiana ha apostado por convertir su Apple Watch, es decir, su ‘reloj inteligente’, en una herramienta de control de la salud del usuario, que podrá monitorizar su frecuencia cardiaca, pero también controlar el consumo calórico, por ejemplo, con lo que parecería que el público objetivo son los deportistas.

Interface del nuevo Apple Watch.

Sin embargo, Apple ha ido más allá, y no solo ha convertido su reloj inteligente en una herramienta de monitorización, sino que también el nuevo iPhone 6 lo será, ya que a través de distintas aplicaciones permitirá controlar no solo la frecuencia cardiaca o el consumo calórico, sino también otros aspectos como los niveles de azúcar en sangre o el colesterol, convirtiéndose así en un aliado para los pacientes crónicos.

Como ya se había anunciado anteriormente, entre las grandes novedades del nuevo sistema operativo de Apple, el conocido como iOS 8, destaca la creación de un espacio exclusivo en el que la compañía ha reunido todas las aplicaciones de salud, lo que permite ofrecer un resumen actualizado de las principales constantes que puede medir el dispositivo, en este caso el nuevo iPhone 6. Además, ofrece la posibilidad de crear una ‘tarjeta de emergencia’ que aporte información sanitaria clave en caso de una urgencia médica, tales como el grupo sanguíneo del usuario o sus alergias.

Healthkit

Por otra parte, iOS 8 también ha traído la creación de Healthkit, una herramienta que permite a los desarrolladores crear aplicaciones de salud a través de las que el usuario podrá controlar diversos aspectos de su salud, pero también compartir datos sanitarios con su médico de referencia, por ejemplo.

Esta herramienta ha sido objeto de controversia en las últimas semanas. Tras el robo de imágenes comprometidas de un centenar de celebridades de sus cuentas de iCloud, se han abierto debates sobre la seguridad de compartir los datos de salud a través de este tipo de dispositivos. En este sentido, Apple ha puesto una serie de condiciones a los desarrolladores de apps para evitar la fuga de datos o, al menos, para intentar blindarlos. Entre ellas, la compañía estadounidense ha asegurado que rechazará cualquier aplicación que almacene.

ENLACES RELACIONADOS:

Apple se ‘blinda’ para reducir el riesgo de fuga de datos sanitarios (07/09/14)


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.