También reduce la tasa de



23 may 2014. 17.01H
SE LEE EN 4 minutos
Redacción. Oviedo
Un estudio preliminar desarrollado por el Hospital de la Ribera de Valencia ha revelado que las pacientes que se han realizado una resonancia de mama preoperatoria tienen el 60 por ciento menos de posibilidades de ser reintervenidas. Por ello, la innovación en la imagen radiológica se pone al servicio de la salud. Este es el caso de las mamografías 3D o tomosíntesis, una tecnología que permite la captura de múltiples imágenes de cada mama a partir de cortes milimétricos, mejorando así los resultados de los estudios de radiodiagnóstico.

Julia Camps, ‎jefa de servicio de Radiología del Hospital de la Ribera.

Con unas técnicas más sensibles y específicas que la mamografía convencional “se ha demostrado que la tomosíntesis detecta el 30 por ciento más de cáncer no visto en mamografías convencionales y disminuye además la tasa de rellamadas entre el 18 y el 20 por ciento”, ha explicado Julia Camps, ‎jefa de servicio de Radiología del Hospital de la Ribera (Valencia).

Este aumento en cribado del cáncer de mama mediante tomosíntesis se debe a que esta tecnología permite la detección de lesiones muy incipientes ya que se analiza milímetro a milímetro el tejido mamario, evitando la superposición. “Gracias a la mamografía en tres dimensiones se logran detectar cánceres más pequeños, en estadios más tempranos, reduciendo así los tratamientos más agresivos, tanto desde el punto de vista quirúrgico como oncológico, en las pacientes”, ha señalado Camps.

En la actualidad, casi 50 centros hospitalarios en nuestro país disponen de esta tecnología 3D para la detección del cáncer de mama, cifra que aumentaría sensiblemente si se demuestra que la tomosíntesis permite además reducir la cifra de cánceres de intervalo –la patología se desarrolla entre screening y screening, en un periodo de dos años aproximadamente-.

“Ahora se está realizando un ensayo clínico en Noruega para evaluar si la tomosíntesis logra reducir también la tasa del cáncer de intervalo. Si se demuestra, los centros hospitalarios y los programas de cribado de cáncer de mama dispondrán de la evidencia necesaria para valorar la adopción de esta tecnología”, ha corroborado la especialista.

La tecnología 3D para la detección del cáncer de mama está indicada para todas las mujeres. “En nuestro país una de cada ocho mujeres desarrollan cáncer de mama y esta tecnología trata de detectarlo”, ha indicado Camps. La mamografía convencional o mamografía 2D captura una imagen única de cada mama; además,  la superposición de tejidos puede hacer necesaria la realización de más estudios para confirmar el diagnóstico.

Resonancia magnética preoperatoria en el cáncer de mama
 
Datos preliminares de un estudio desarrollado por el Hospital de la Ribera revelan que la realización de una resonancia magnética preoperatoria disminuye significativamente las tasas de reintervención en pacientes con cáncer de mama. El estudio, realizado a un grupo de más de 1.000 pacientes con esta patología y que fueron tratadas con cirugía conservadora, indica inicialmente que “las pacientes que se han realizado una resonancia de mama preoperatoria tienen el 60 por ciento menos de posibilidades de ser reintervenidas”.

Esta reducción en el porcentaje de nuevas intervenciones se debe a que “la resonancia magnética permite ver mejor el tamaño y extensión del tumor, así como detectar tumores en otros cuadrantes de la mama que no se han visto”, ha precisado Camps, circunstancia que precisa aún más el alcance de la lesión. En la actualidad, más del 70 por ciento de los hospitales españoles llevan a cabo resonancia magnética en pacientes de cáncer de mama antes de la intervención.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.