16 dic 2018 | Actualizado: 16:00

Fenin: la nueva ley europea de productos sanitarios "fomenta la innovación"

La federación valora positivamente la nueva normativa europea, ya que fomenta la competitividad en el continente

Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin.
Fenin: la nueva ley europea de productos sanitarios "fomenta la innovación"
mié 28 septiembre 2016. 17.35H
Redacción
La nueva legislación europea de productos sanitarios in vitro refuerza la seguridad y fomenta la innovación y la competitividad, según la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), que además asegura que tendrá un impacto muy significativo en las empresas, en los organismos notificados y en las autoridades competentes que velan por su aplicación en la Unión Europea.

Tal y como explica Margarita Alfonsel, secretaria general de la federación, “los nuevos reglamentos contribuyen a reforzar la legislación vigente y de ese modo garantizar que los productos sanitarios sean seguros y puedan ser comercializados en toda la Unión Europea y al mismo tiempo fomentan la innovación y la competitividad, permitiendo que los pacientes se beneficien de soluciones médicas innovadoras que mejoren su salud y su calidad de vida”.

Asimismo, apunta que otras ventajas asociadas a los nuevos reglamentos se localizan, por un lado, en la resolución de lagunas o vacíos existentes con respecto a determinados productos, así como las divergencias en la interpretación y en la aplicación de la legislación por parte de los Estados Miembros; por otro, en un mejor control, por parte de las autoridades nacionales de los organismos notificados, entidades independientes que evalúan los productos sanitarios antes de su comercialización.

Además, se introducen medidas para aumentar la trazabilidad. Se incorpora un sistema de identificación único de dispositivos (UDI) para cada producto sanitario a comercializar, lo que refuerza la seguridad, y se introducen mejoras de la transparencia a través de la creación de una base de datos europea y un registro europeo de fabricantes.

Por último, “las nuevas medidas añaden la definición de responsabilidades de los operadores económicos y la exigencia de una garantía financiera para la cobertura de daños producidos por fallos de los productos”, apostilla Alfonsel.

Mayor transparencia y garantías de seguridad

Los nuevos textos refuerzan prácticamente todos los elementos de la legislación con el objetivo de proporcionar un nuevo marco legal con un nivel elevado de garantías de protección de la salud, acorde con la rápida evolución tecnológica del sector, con mayor transparencia y mayor supervisión y cooperación de las autoridades sanitarias.

De esta forma, se introducen medidas para reforzar las garantías sanitarias de los productos a través de mayores requisitos de competencia técnica para la designación de los organismos notificados y proceso de designación con la intervención de un equipo auditor europeo; procedimientos de revisión por un panel de expertos del informe del organismo sobre la evaluación clínica de los productos de mayor riesgo (procedimiento de escrutinio); definición de los aspectos metodológicos, éticos y clínicos que tienen que regir las investigaciones clínicas con productos sanitarios; facilitación del proceso de notificación de incidentes adversos mediante la creación de un portal de notificaciones europeo y mejora de la coordinación para la investigación de dichos incidentes; y aumento de la supervisión de las autoridades sobre las empresas y los productos comercializados.

Los nuevos reglamentos no serán aprobados hasta que dé su visto bueno el Parlamento Europeo, previsiblemente en 2017. A partir de ese momento, los Estados Miembros de la Unión Europea dispondrán de tres años para poner en marcha el nuevo reglamento de productos sanitarios y de cinco para el de diagnóstico in vitro.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.