Los responsables de los servicios reclaman una mayor dotación en equipos



15 feb 2013. 14.38H
SE LEE EN 3 minutos

Javier Barbado / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
El 70 por ciento de los servicios de urgencia requiere de pruebas de imagen in situ, y, de todos los enfermos ingresados en planta en cada centro, alrededor del 50 por ciento han pasado antes por aquéllos. En la práctica y con el tiempo, esta situación ha elevado la demanda de equipos tecnológicos de última generación en la urgencia hospitalaria, hasta el momento infradotada en este aspecto, ya que pruebas de gran utilidad como la tomografía axial computerizada (TAC) sólo ahora comienza a instalarse en salas adyacentes a estos servicios y no en los departamentos centrales del hospital, según ha explicado a Redacción Médica el expresidente de la compañía Philips Ignacio Ayerdi a propósito de una jornada sobre técnicas de imagen avanzadas celebrada en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Ignacio Ayerdi aporta datos sobre las pruebas de imagen en los servicios hospitalarios de urgencia.

La sesión, que ha sido patrocinado por Philips y Rovi y coorganizada por la Sociedad Española de Radiología de Urgencias (Serau), ha durado una jornada de trabajo completa en la que especialistas de España y Estados Unidos han expuesto su experiencia en imagen médica relacionada con politraumatismos, angiografía o neurología, entre otras disciplinas.

Preguntado por los recursos de esta índole con que debería contar un servicio hospitalario especializado en urgencias médicas, Ayerdi ha respondido que, en realidad, “no existe una modalidad que sea capaz de dar una respuesta para todo, por lo que tenemos que combinar tecnología múltiple como los rayos X, la ecografía o el TAC multicorte”, del que ha destacado, en efecto, su capacidad resolutiva para confirmar o descartar lesiones en politraumatizados o afectos de accidentes cardiovasculares severos.

Por su parte, el subdirector médico del Grupo Health Time, Antonio Luna, ha explicado que, en los servicios sanitarios españoles, aún está lejos de consagrarse la figura del radiólogos subespecializado en urgencias: “Suelen formar parte de la plantilla de especialistas que trabajan por la mañana y que se coordinan mediante turnos rotatorios para cubrir las guardias de estos servicios”. No obstante, en algunos hospitales de tercer nivel (en especial de Madrid y Barcelona, de acuerdo con el entrevistado), ya se dispone de un radiólogo especializado en urgencias tanto en turno de mañana como de tarde.

También el docente y presidente del Departamento de Radiología de la Theodore J. Castele University de Cleveland (Estados Unidos), Pablo P. Ros, ha conversado con este periódico acerca de los modelos de organización sanitaria en la radiología de las urgencias, y, en este sentido, ha diferenciado la atención presencial clásica del especialista y del equipo de imagen in situ de la telerradiología, una prestación en alza que consiste en remitir los datos del paciente por vía electrónica para su análisis, comprobación y verificación en departamentos especializados ubicados incluso fuera del recinto hospitalario. “Ante la presión asistencial, se ha cambiado de disponer de un radiólogo localizable en el propio servicio a disponer de otro alerta en el propio hospital o, incluso, a externalizar el servicio y dar por telerradiología a otros centros de referencia los datos para que emitan informes preliminares”, apuntó.

Antonio Luna habla sobre el radiólogo subespecializado.

Pablo Ros cuenta cómo se organiza el radiólogo en EEUU.

 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.