20 sep 2021. 11.00H
SE LEE EN 4 minutos
De la malagueña fábrica de Cardivais salían a diario más de 15.000 batas en la etapa más cruenta de la crisis del coronavirus. Las urgencias de la pandemia requirieron forzar al máximo la maquinaria del centro, el primero de España enfocado a la producción y comercialización de material médico de un solo uso, que se mantuvo en funcionamiento siete días a la semana para tratar de satisfacer la creciente demanda de los hospitales. “Fueron momentos complicados, difíciles de gestionar, pero teníamos stock y flexibilidad para no parar en ningún momento”, explica a Redacción Médica Francisco Roca, director de una planta que, afirma, otorgó dosis de “seguridad y tranquilidad” a un país que, como el resto del mundo, estaba sumido en la incertidumbre.

Francisco Roca, director de Cardivais.

Porque unas de las principales consecuencias del Covid-19 fueron la escasez y el desabastecimiento tanto de materias primas como de productos sanitarios terminados, incide el director de Cardivais, planta que se ubica en el Parque Tecnología de Málaga y que forma parte del grupo Cardiva, que ha tomado parte en el XXII Congreso de Hospitales que se celebra en la localidad andaluza.

En definitiva, un “crack” mundial, indica, que “puso de relieve la falta de industria que hay en España”. Ante la dificultad para importar materiales médicos, el país centró su atención en la fábrica andaluza, que en la segunda mitad del 2020 trascendió especialmente por sus batas.

“Son batas protectoras con un tejido que adaptamos aquí y que ha sido clasificado como Equipo de Protección Individual (EPI). El crecimiento fue muy rápido”, incide Roca. Solo en 2020 se fabricaron en esta planta siete millones de batas, que ahora pretenden convertir en producto estratégico, aunque no es este su único nicho de mercado: también se crearon 900.000 “sets” de cobertura quirúrgica y cardiovascular de un solo uso y 17 millones de unidades OEM.

Países como Italia, Suiza, Polonia, Chile y Líbano han recibido suministros de Cardivais durante la pandemia Covid, aunque esta “marca España” ha llegado ya a más de una treintena de países. “Estamos exportando las líneas de Coverline y de Coverpack. Packs quirúrgicos, equipos de procedimiento de un solo uso que no solo llevan la bata. Ese es nuestro principal mercado”, señala Roca, que subraya que en la fábrica de Málaga se desarrolla todo el proceso de producción, desde la compra de materias primas hasta el laminado, envasado y puesta en el mercado de los materiales.

"La pandemia puso de relieve la falta de Industria que hay en España", afirma Roca. 


“Liberar” a los sanitarios de las cargas administrativas


Pero más allá de sus productos quirúrgicos, la compañía ha desarrollado un plan piloto que dota a los hospitales de un sistema integral de solución logística, el Agile System, basado en la tecnología de identificación por radiofrecuencia o RFID. Mediante esta herramienta, los hospitales pueden gestionar su stock en tiempo real, así como los consumos y costes para facilitar una compra eficiente y una reposición automática de materiales. 

Según explican fuentes de Cardiva a Redacción Médica, en la actualidad hay cuatro hospitales que cuentan con este sistema: el de Galdakao, el de Valdecilla, el de Sanchinarro y el Gregorio Marañón de Madrid, y está en fase de implantación en los hospitales del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa).

Julio Alonso Leal, jefe de Servicio de Compras y Logística del Gregorio Marañón. 

Julio Alonso Leal, jefe de Servicio de Compras y Logística del Gregorio Marañón, destaca en declaraciones a este periódico que mediante esta tecnología se ha logrado “liberar” a los sanitarios de las tareas administrativas. “Lo que tratamos es que se dediquen a la atención al paciente. Anteriormente tenían que solicitar materiales que necesitaban para sus intervenciones, y ahora estos los tienen en un pack, y eso es importante”, apunta.

La planta  se mantuvo en funcionamiento siete días a la semana para satisfacer la creciente demanda de los hospitales.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.