El coste de la operación es de unos 310 millones de dólares (más de 234 millones de euros)



24 jul 2013. 10.51H
SE LEE EN 3 minutos

Matthew Mittino, director general de Abbott en España.

Redacción. Madrid
La compañía estadounidense Abbott ha anunciado que ha llegado a un acuerdo para adquirir IDEV Technologies, una entidad privada centrada en el desarrollo de dispositivos médicos de última generación para radiólogos intervencionistas, cirujanos vaculares y cardiólogos. Según los términos del acuerdo, Abbott adquirirá todo el capital social en circulación de IDEV Technologies por 310 millones de dólares (ma´s de 234 millones de euros) de efectivo neto contra deuda.

Entre los productos de IDEV se incluye el auténtico objeto de deseo de la multinacional americana,  Supera Veritas, un sistema de endoprótesis de nitinol autoexpandible con marcado CE en Europa para el tratamiento de obstrucciones en vasos sanguíneos por la enfermedad arterial periférica (EAP). Las endoprótesis se emplean para mantener abierto un vaso obstruido y evitar que vuelva a obstruirse. Con su tecnología propietaria de filamentos entrelazados, SuperaVeritas está diseñado basándose en principios biomiméticos, que intentan imitar el movimiento natural del cuerpo, para promover el flujo sanguíneo en el área tratada sin dejar de lado fuerza y flexibilidad. Estas propiedades son especialmente importantes cuando se considera el tratamiento de obstrucciones en los vasos sanguíneos en el muslo y la rodilla, donde se dan movimientos frecuentes y rápidos en actividades del día a día como andar, sentarse o estar de pie.

En EE.UU., Supera Veritas solo está autorizado para el tratamiento de las estructuras biliares (estrechamiento de los conductos biliares) relacionadas con el cáncer. Actualmente se encuentra en revisión por la Food and Drugs Administration (FDA) de EE.UU. por una solicitud de aprobación previa a la comercialización para el tratamiento de la arteria femoral superficial (SFA), que es la arteria principal del muslo que suministra sangre a las extremidades inferiores, con lo que en la actualidad no está aprobada para ese uso en EE.UU. El producto se ha estudiado en más de 1500 pacientes en investigaciones patrocinadas por empresas y médicos en todo el mundo, incluido un ensayo para completar informes obligatorios por ley en EE.UU.

“La adquisición de IDEV Technologies expandirá y complementará la cartera existente de tecnología periférica de Abbott compuesta por guías, balones de dilatación y endoprótesis, con lo que será una de las carteras más integrales y competitivas de la industria”, afirmó Chuck Foltz, vicepresidente sénior, vascular, Abbott. “Esta tecnología tiene el potencial de suponer un impacto significativo en el tratamiento de pacientes que sufren de enfermedad arterial periférica (EAP), una preocupación creciente en todo el mundo.”

Hasta 27 millones de personas en Europa y Norteamérica sufren de EAP.i Se espera que la prevalencia creciente de EAP suponga una carga económica en los sistemas sanitarios, por lo que es importante considerar un tratamiento temprano y eficaz.ii En pacientes con EAP, los depósitos grasos se acumulan en la pared interna de la arteria, lo que provoca obstrucciones que reducen el flujo de sangre a las secciones inferiores de la pierna. Los pacientes con EAP pueden experimentar dolor en las piernas al andar y, en caso de no tratarse, la enfermedad puede progresar con graves consecuencias, como la isquemia crítica de extremidades, e incluso la amputación.

IDEV Technologies tiene su sede en Webster, Texas. Se espera que la transacción se cierre antes de fin de año y no impactará el pronóstico actual para 2013 de ganancias por acción de Abbott. La transacción está sujeta a las condiciones de cierre habituales, incluidas las autorizaciones antimonopolio.
 

 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.