Juan Antonio Hueto, coordinador de procesos quirúrgicos del ICS, analiza lo que suponen las herramientas tecnológicas

"La medición del tiempo en quirófano beneficia a médico y paciente"
Juan Antonio Hueto, coordinador de procesos quirúrgicos del ICS y cirujano del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitari Vall d'Hebron.


24 oct 2022. 08.00H
SE LEE EN 11 minutos
La tecnología es un pilar fundamental para mejorar la calidad asistencial en los hospitales. El uso de sistemas de trazabilidad y localización está marcando un antes y un después a la hora de gestionar a los pacientes y de lograr un rendimiento óptimo en los quirófanos. El Hospital Vall d’Hebron es uno de los centros que aplica estas innovaciones.

El hospital trabaja con la tecnología ORvital, de Mysphera desde el año 2017 y es ahora cuando los resultados se han convertido en un caso de estudio publicado por El Real Colegio de Médicos de Reino Unido (The Royal College of Physicians). 

El caso de estudio publicado a través de su revista online Future Health Journal tiene como título ‘Surgical block 4.0: a digital intervention based on a real-time location patient-flow solution to support the automation of surgical pathways’.

Uno de sus autores es Juan Antonio Hueto, coordinador de procesos quirúrgicos del ICS y cirujano del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitari Vall d'Hebron. En esta entrevista con Redacción Médica analiza las ventajas que aporta la introducción de nuevas tecnologías en el bloque quirúrgico, la importancia de los datos en tiempo real para mejorar la calidad asistencial y el concepto de Hospitales 4.0.

Entrevista completa a Juan Antonio Hueto en el plató de Redacción Médica.

Recientemente ha sido publicado por el Real Colegio de Médicos de Reino Unido su trabajo sobre un caso de éxito del uso de una tecnología para optimizar las rutas de los pacientes y ser más afectivos. ¿En qué consiste esta innovadora técnica?

Hablamos de una tecnología nacional que hemos implementado para la medida de los tiempos durante el proceso asistencial de los pacientes en el bloque quirúrgico. Se trata de unas pulseras activas y unas balizas que recogen el paso del paciente en las diferentes etapas durante el proceso de una intervención quirúrgica.

¿Qué importancia tiene para un proyecto como este salir publicado por el Real Colegio de Médicos de Reino Unido?

Es un orgullo inmenso y una satisfacción para todo el equipo de personas que se han involucrado. Un proyecto como este reúne desde el ámbito clínico (enfermeras, anestesistas, cirujanos, también los celadores…) al ámbito tecnológico, que es muy importante, a nivel de informática del hospital. Y también están las empresas colaboradoras. Es un proyecto multidisciplinar en el que hemos participado todos. Finalizarlo con una publicación en una revista de prestigio supone un colofón; el reconocimiento del éxito al final del proyecto

Juan Antonio Hueto habla sobre la importancia para el paciente de la reducción del tiempo de espera antes de una operación.


Más allá de la implantación de la herramienta, ¿qué implicación han tenido, por una parte, los profesionales y, por otra, los pacientes para llevar a cabo este proyecto?

La involucración de los profesionales es fundamental para el éxito de un proyecto de este tipo. En el ámbito sanitario no estamos muy acostumbrados a estos. Por ejemplo, la medida de los procesos, que es muy normal en otros ámbitos, no es tan frecuente en el sanitario.

En este caso, hemos tenido la suerte de trabajar con personal muy colaborador. Me gustaría recalcar la aportación de los celadores; son la pata de nuestros pacientes. En este caso han sido fundamentales en el desarrollo de este proyecto.

Y también destaca la colaboración con los ingenieros. Estos han entendido cuáles eran las necesidades que les planteábamos y las han podido resolver con la tecnología que es útil y precisa. Así ha sido reconocido con la publicación en esta revista.

"Enfocamos el proyecto con la idea de que la tecnología es un acompañamiento que resuelve problemas"



¿Podríamos decir que, más allá de disponer de esta tecnología, la actuación humana ha sido esencial para que al final llegue al éxito?

Sí, la tecnología al final es un acompañamiento. Esta siempre tiene que ser una ayuda y lo más transparente posible. Tiene que resolver problemas y no crearte más de los que ya plantean las necesidades clínicas. En esta línea es en la que enfocamos el proyecto desde el inicio.

¿Por qué la implantación de tecnologías como la que estamos tratando aquí hace que se denominen los hospitales 4.0?

Cuando tú llegas a un hospital y no ves una grúa, es decir, no hay obras, es un indicador de que ese hospital no avanza. Los hospitales tienen que ser algo cambiante, tan cambiante como es nuestro entorno, como son nuestros pacientes, como es la tecnología y como es la ciencia; el hospital tiene que adaptarse a todo ello. Si el hospital no se adapta, al final sí que se convierte en un lastre.

Es por esto que ahora entramos en estas dinámicas de hospital 4.0, también llamados ‘hospitales líquidos’. En estos casos el hospital acompaña en todos los cambios tecnológicos. Además, es fundamental la interacción entre los profesionales y los pacientes con todas las tecnologías que tienen alrededor. 

Juan Antonio Hueto y la redactora María Alcaraz durante un momento de la entrevista, en la que el especialista habla de la importancia de los modelos predictivos para mejorar el funcionamiento de los quirófanos. 


Una parte importante de esta tecnología en los quirófanos han sido los datos en tiempo real. ¿Qué importancia tiene para la gestión de un quirófano?

Son fundamentales. Normalmente la actividad en un quirófano tiene una parte de la actividad programada, y luego tiene una parte que son incidencias: pueden ser urgencias, ser trasplantes, las intervenciones que se alargan, las intervenciones que se acortan o que se suspenden… El bloque quirúrgico es un entorno dinámico y, para dar respuesta a un entorno dinámico, necesitas para la toma de decisiones datos en tiempo real.

"Para trabajar con modelos predictivos necesitamos datos exactos y fiables"



¿Cómo mejora la calidad asistencial aplicar sistemas tecnológicos en áreas como la organización de los quirófanos?

Hasta ahora la gestión de la actividad quirúrgica ha sido de tipo reactivo, es decir, nosotros esperábamos a que ocurran las cosas y nos adaptábamos a los imprevistos. Ahora se nos abre un gran campo con la gestión basada en datos y la generación de modelos predictivos. Y para poder trabajar con modelos predictivos es necesario disponer de datos lo más exactos y fiables posibles, y además obtenidos en tiempo real. Ahí es donde tecnologías como pueden ser de una gran utilidad.

¿Y cómo la aplicación de esta tecnología puede reducir costes?

Esta tecnología permite medir con exactitud los tiempos y dónde se producen retrasos que podrían ser aprovechadas de la mejor manera. Hay que pensar que el coste por minuto de un quirófano es cada vez más caro. Ahora mismo, probablemente, nos estemos moviendo alrededor de los 35 o 40 euros por minuto. Así, cada minuto que no se aprovecha un quirófano es presupuesto que se está desperdiciando. El hecho de poder medir con exactitud permite incrementar los tiempos quirúrgicos y con ello hacer más intervenciones quirúrgicas en el mismo espacio de tiempo, con lo cual ahorramos costes.

Juan Antonio Hueto explica en la entrevista que, en la actualidad, el precio por minuto de un quirófano ronda los 35 euros.


¿De qué manera, hablando en términos generales, pueden sistemas de organización como este mejorar el rendimiento en el bloque quirúrgico?

Ahora mismo es la única manera. Lo primero que tienes que hacer para mejorar cualquier tipo de proceso es tener una medida fiable y efectiva de este proceso. Una vez lo tienes medido, puedes plantearte objetivos de mejora, medirlos a su vez y, aquellos que sean efectivos, incorporarlos a tu práctica habitual. No entiendo cómo se podría mejorar el rendimiento de los quirófanos si no se miden bien las diferentes fases y el viaje del paciente dentro del bloque quirúrgico.

¿Y qué mejora específica podría destacar?

Hay un aspecto que todavía no he mencionado y que, siempre que se habla de tecnología, se deja un poco de lado: la experiencia del paciente. Hicimos un estudio en Vall d'Hebron con diferentes grupos de pacientes para determinar cuáles eran aquellas fases de la intervención quirúrgica que les generaban más angustia. Y una de las cosas que más estresa cuando se va a realizar una intervención son las esperas, ese tiempo que estás ahí esperando a que te llamen, esperando en una camilla.... Si el proceso está perfectamente orquestado, llega al paciente y automáticamente se le recibe y se realiza todo el proceso de entrada de manera acompasada y sin esperas, esto desemboca en una mejor experiencia en el paciente, lo que se agradece mucho al final del proceso asistencial.

La aplicación permite una estancia en el hospital acompasada y sin esperas para el paciente



En el periodo de 2017-2019, en el Hospital Vall d’Hebron se optimizó del 70,2 por ciento al 82,5 por ciento la capacidad de los quirófanos. ¿Hay previsión de que ésta mejora continúe aumentando?

Siempre hay posibilidad de mejora. Es verdad que la pandemia ha tenido una gran incidencia en las organizaciones hospitalarias. Tuvimos que transformar todos nuestros hospitales en centros monográficos de Covid y después tuvimos que volver hacia atrás para otra vez convertirnos en hospitales para atender a múltiples patologías. Y es importante no volver a la situación anterior, sino volver a una situación mejor. Herramientas como esta de la que hablamos, que permiten hacer mediciones, son el camino para mejorar.

Además es interesante destacar, sobre todo a quiénes están a punto de implementar sistemas como este, que en el primer año no van a experimentar una mejora. El primer año se suele ver u empeoramiento de los datos porque siempre somos muy benévolos cuando medimos a ojo. Si medimos con precisión, que es lo que te permite hacer estos sistemas, se ve la realidad de lo que ocurre. A partir de ahí es donde tienes un punto de partida desde el que pueden llegar a alcanzar metas más allá.

¿Hay intención de implementar esa tecnología en otros hospitales, más allá del Vall d'Hebron?

Ahora mismo está implantada en los cuatro bloques quirúrgicos del Hospital Vall d’Hebron. El resto de hospitales de nuestra corporación, que es el Institut Català de la Salut, están ya trabajando con tecnologías de este tipo para implementar la mejora en procesos. Uno de los requerimientos que ponemos es que todos los datos que se van recogiendo se vayan depositando en una base común para que puedan ser tratados de manera corporativa.

Creo que en pocos meses todos los hospitales de nuestro sistema van a adoptar tecnologías similares para mejorar los procesos y el aprovechamiento de las horas de quirófano.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.