La OMS recomienda esperar entre 2 y 3 meses después de recibir el tratamiento mientras que Sanidad aconseja 2 semanas

Vacuna Covid-19 | ¿Cuánto tiempo debo esperar para quedarme embarazada?
Imagen de un test de embarazo


14 mar 2021. 14.00H
SE LEE EN 5 minutos
Estar embarazada en estos momentos significa no poder vacunarse del Covid-19. A pesar de ser consideradas grupo de riesgo, la falta de pruebas concluyentes en torno a los tratamientos, ha obligado a excluir, por el momento, a las pacientes gestantes de las campañas de vacunación masiva, salvo en situaciones de riesgo elevado o cuando se trata de personal sanitario. En estos casos, es la madre la que elige si recibir o no el tratamiento. ¿Y qué ocurre con aquellas que desean ser madres tras recibir el tratamiento? Aquí, la falta de un criterio común ha llevado a cada organismo a establecer sus propios tiempos de seguridad. 

Mientras que la Organización Mundial de la Salud desaconseja iniciar un embarazo durante los 2 o 3 meses posteriores a la vacunación, el Ministerio de Sanidad recomienda esperar tan solo "2 semanas" después de recibir la segunda dosis. Se trata, aclara el ministerio, de una "medida de precaución", ya que las vacunas "actualmente disponibles no contienen virus vivos, por lo que es muy probable que no ocasionen problemas en el feto ni en la embarazada". 

De hecho, en un primer momento el ministerio aconsejó como mínimo un mes de espera pero, según avanzaba la vacunación, el tiempo recomendado se redujo a la mitad. Tanto la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) como la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia se postulan en la dirección del Ministerio y establecen un margen de espera "por precaución" de unos 14 días desde la última dosis. 

Desde Facme recuerdan que no existen aún datos de estudios de "genotoxicidad ni carcinogenicidad" y no se espera que los componentes de la vacuna tengan potencial genotóxico. "Se sabe que el riesgo teórico de esta vacuna para la gestación es nulo porque ninguna de las disponibles contienen virus vivos atenuados", coincide Sofía Fournier, ginecóloga, que no "ve mucho sentido en demorar la gestación si no hay peligro". "Viendo cómo funcionan las vacunas podemos quedarnos absolutamente tranquilos", añade. 

De hecho, ese "periodo de espera" se basa en un principio de "prudencia" que existe en la Medicina y no "en una evidencia científica", aclara la experta, por lo que, en cuestión de tiempo, "podría llegar a desaparecer".

¿Pueden afectar las vacunas a la fertilidad?


En todo caso, este tiempo prudencial podría dar margen suficiente a la aparición de los posibles efectos adversos asociados a estos tratamientos en algunos pacientes, como la "fiebre alta mantenida", que no resulta nada beneficiosa en la gestación. 

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) son incluso más permisivos en este aspecto y aseguran que "no hay necesidad de evitar el embarazo después de recibir la vacuna". También destacan la falta de pruebas sobre el efecto de las vacunas en la fertilidad futura. 

"Aquellas que están plantenado quedarse embarazadas pueden estar tranquilas ante la multitud de pruebas que demuestran que la vacunación no afecta a la fertilidad", señalaba, en esta línea Victoria Male como miembro del departamento de Reproducción del Imperial College en Londres, en un artículo publicado en la revista Nature

Dado el "riesgo nulo" que se presupone a las vacunas aprobadas, Fournier cree que el Ministerio no tardará mucho en modificar su estrategia y recomendar el tratamiento a las gestantes. Especialmente, una vez se publiquen los datos de los estudios que compañías como Pfizer han puesto en marcha.

"No tiene sentido que digamos que son grupo de riesgo y ahora cuando tenemos la vacuna no las vacunamos", critica la profesional. De momento, el criterio de vacunación en España solo incluye a las embarazas de alto riesgo y bajo elección, no como en Estados Unidos donde existe "más manga ancha" en cuanto a las gestantes, especialmente entre aquellas pertenecientes al ámbito sanitario. 



Transferencia de anticuerpos a los bebés 


Además, vacunar a las embarazas podría tener incluso beneficios para los recién nacidos. Fournier asegura que se han detectado anticuerpos en los bebés de aquellas pacientes que pasaron el Covid-19 en el segundo trimestre del embarazo. Por tanto, administrar el tratamiento a las gestantes podría suponer un "paso transplacentario de anticuerpos" al bebé, como ocurre con otras enfermedades como la tos ferina. En estos casos, se vacuna a la madre en el tercer trimestre para proteger al recién nacido. 

En cuanto a la gravedad, los casos registrados hasta ahora demuestran que "no es mucho más peligroso" en pacientes embarazas que en el resto. Las complicaciones, explica Fournier, suelen aparecer en el tercer trimestre y cuanto la paciente presenta patología de base. "Es raro que una chica joven sin ningún tipo de patología pase el Covid-19 en el primer o segundo trimestre con alguna complicación", detalla.  

Si la paciente confirma su embarazo una vez iniciada la vacunación, no deberá finalizar el ciclo hasta después del parto. "Si te quedas embarazada entre la primera y la segunda dosis no está justificado una interrupción de la gestación por un riesgo severo", detalla Fournier. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.