Ómicron alberga múltiples mutaciones que pueden mediar en la evasión inmunitaria producida por un contagio anterior

Una infección previa protege más contra Alfa y Delta que contra Ómicron
Una sanitaria le hace una prueba diagnostica del Covid-19 a una persona.


17 ene 2022. 13.10H
SE LEE EN 3 minutos
La infección natural por SARS-CoV-2 provoca una fuerte protección contra la reinfección con las variantes Alfa, Beta y Delta. Sin embargo, la variante Ómicron alberga múltiples mutaciones que pueden mediar en la evasión inmunitaria, por lo que un contagio previo protege más contra Alfa, Beta y Delta que contra Ómicron.

Los investigadores estimaron la efectividad de la infección previa para prevenir la reinfección con Ómicron y otras variantes del SARS-CoV-2 en Qatar. La medida de la infección previa para prevenir la reinfección se calculó utilizando el diseño de estudio de casos y controles con una prueba negativa, empleando una metodología que se investigó y validó recientemente para la derivación de estimaciones sólidas para ello.

Los casos, personas PCR positivas con una variante de la infección, y los controles, personas con PCR negativas, se emparejaron exactamente por sexo, grupo de edad de 10 años, nacionalidad y tiempo calendarizado de la prueba PCR, para controlar las diferencias conocidas en el riesgo de exposición a la infección por SARS-CoV-2 en Qatar.

¿Cuál es la protección de una infección previa frente a Ómicron?


La infección previa para prevenir la reinfección sintomática se estimó en 90,2 por ciento para Alfa, 84,8 por ciento para Beta, 92 por ciento para Delta y caía hasta un 56 por ciento para Ómicron, según un estudio publicado en medRxiv.

Las conclusiones de la investigación es que la protección proporcionada por una infección previa para prevenir la reinfección sintomática con Alfa, Beta o Delta es sólida, de alrededor del 90 por ciento. En cambio, dicha protección contra la reinfección con Ómicron es menor, aunque se considera relevante al ser del 60 por ciento. Independientemente de la variante, los investigadores concluyen que la protección de un contagio anterior frente la hospitalización o la muerte en el momento de la reinfección se mantiene sólida.

A pesar de las limitaciones del estudio, se alcanzaron hallazgos consistentes tanto en el análisis principal como en el de sensibilidad. Las estimaciones de la eficacia de la infección previa contra la reinfección con las variantes Alfa y Beta fueron consistentes y similares a las generadas anteriormente en la misma población de Qatar utilizando diseños de estudios de cohortes.

También la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha pronunciado en esta línea y ha asegurado que la evidencia preliminar sugiere que una infección previa podría ofrecer menos protección contra Ómicron en comparación con otras variantes de preocupación como Delta.

No obstante, la OMS ha recordado que la información aún es limitada y se debe ir actualizando con el paso del tiempo. Por ello, ha insistido en que aunque las personas que se recuperan del Covid-19 pueden desarrollar cierta inmunidad natural al virus, es importante vacunarse porque las vacunas ofrecen una protección que da una mayor confianza frente a la inmunidad natural, de la que aún hay pocos datos de su duración y nivel de protección.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.