24 de septiembre de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Una fisioterapeuta española, asesinada por dos pacientes en Afganistán

Son dos hombres discapacitados que visitaban el hospital una vez al mes para recibir tratamiento

Imagen de archivo de Lorena Enebral en una de sus misiones.
Una fisioterapeuta española, asesinada por dos pacientes en Afganistán
Redacción
Lunes, 11 de septiembre de 2017, a las 11:20
La cooperante española asesinada este lunes en Mazar-i-Sharif, en el norte de Afganistán, es Lorena Enebral Pérez, fisioterapeuta de 38 años, según ha informado en un comunicado el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), para el que trabajaba.

Enebral llevaba en Afganistán desde mayo de 2016, según fuentes de este organismo, y trabajaba en un centro de rehabilitación gestionado por el CICR con hombres, mujeres y niños que habían perdido sus brazos o piernas, o que sufrían algún tipo de discapacidad.

El autor, arrestado

El CICR ha señalado que "aparentemente" Lorena Enebral fue asesinada por un paciente que ya ha sido arrestado. No obstante, los medios locales hablan de dos autores y dicen que ambos están detenidos. Uno de ellos, de 21 años, es paciente del centro desde que tenía dos y se mueve en una silla de ruedas que fue utilizada para esconder el arma.

"Lorena, con toda su energía y alegría, era el corazón de nuestra oficina en Mazar. Hoy estamos devastados", ha declarado la jefa de la delegación del CICR en Afganistán, Monica Zanarelli, que ha recordado a la española como "una fisioterapeuta competente y atenta que prestaba asistencia a los pacientes, especialmente a niños".


"Las violentas fluctuaciones de la vida hoy nos parecen particularmente crueles", ha añadido. El CICR ha destacado que sus colegas la recuerdan "por su gran sonrisa y su actitud radiante, y como una profesional dedicada a su trabajo y a sus pacientes".

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, ya ha contactado con la familia de Lorena Enebral y ha expresado públicamente sus condolencias en un mensaje en Twitter en el que ha ensalzado su "digna y muy necesaria labor".

El asesinato de esta trabajadora española llega apenas unos meses después del que dejó sin vida, en febrero, a seis empleados del CICR en el norte de Afganistán, un ataque en el que además fueron secuestrados dos cooperantes, liberados la semana pasada después de casi siete meses en cautiverio.