"Si una sanitaria quiere llegar a lo más alto, no hay limitaciones"

Redacción Médica analiza con profesionales sanitarias las desigualdades salariales del sector

Beatriz Massa, Rocío Antúnez y Gemma Estévez.
"Si una sanitaria quiere llegar a lo más alto, no hay limitaciones"
lun 22 febrero 2021. 19.50H
"En general, se puede hablar de techos de cristal, pero en la sanidad pública son bastante laxos. Si una mujer se plantea llegar a lo más alto y está preparada, no hay ninguna limitación externa". Así lo considera Beatriz Massa, gerente del Departamento de Salud de Alicante-San Juan, que subraya que "las mujeres tienen las mismas capacidades y son igual de profesionales que los hombres".

Preguntado por la brecha salarial que aún existe en el sector, el Ministerio de Política Territorial y Función Pública subraya a Redacción Médica que "en la Administración no se puede dar la circunstancia de pagar a una empleada pública menos por el hecho de ser mujer, pues las retribuciones están fijadas legalmente, sino que sirve como indicador de posibles obstáculos para alcanzar una igualdad efectiva entre mujeres y hombres".

Alguno de estos factores, reflexiona el Ministerio, "puede ser el mayor peso de la conciliación de la vida familiar y laboral históricamente en las mujeres". 

Distintos objetivos vitales


En la Comunidad Valenciana, argumenta Massa, "se está demostrando dado el número elevado de mujeres gerentes que tenemos, así como de directoras generales". "Si en tu proyecto vital te planteas llegar profesionalmente alto y te formas, oportunidades hay", considera Massa, que pone de ejemplo su experiencia personal en el día que se reivindica la igualdad salarial.

"La educación que tuve estaba enfoncada en llegar a lo que quisiera llegar", recuerda Massa, que hace hincapié en que no todo el mundo tiene los mismos objetivos. "No todos tenemos que llegar a los mismos niveles. Yo puedo tener mi techo en una gerencia pero otras personas lo pueden considerar una consejería o una plaza de médico", defiende.

"Se trata del proyecto vital en el que cada uno quiera poner su empeño. Las posibilidades reales existen", remarca la gerente del Departamento de Salud de Alicante-San Juan, que "más allá de los micromachismos con los que nos encontramos todas las mujeres en cualquier ámbito de la vida", no ha lamentado ninguna actitud inapropiada por parte de sus compañeros. 

En su opinión, las normativas que se están sacando adelante están ayudando a la conciliación. "En el ámbito de la sanidad, que sigue siendo mayoritariamente femenino, sobre todo en algunas categorías, permite conciliar cualquier estado vital. La maternidad, la adopción, el cuidado de mayores... está regulado y permite que se puede compaginar", considera la gerente. "El esfuerzo se lo tiene que plantear uno, pero en el plano normativo se está avanzando mucho", sentencia. 

Igualdad salarial en la sanidad pública


"En la sanidad pública no tenemos esa diferencia, yo cobro igual que otro compañero", reivindica también Gemma Estévez, enfermera de Atención Primaria. En cambio, sí ve ciertas diferencias en la "promoción profesional": "A lo largo de toda mi carrera he visto como ellos siempre se ofrecían, por ejemplo, para hacer una formación en gestión y nosotras nos lo pensábamos más". 

"No se ha llegado al punto de compartir la crianza y la responsabilidad del hogar, pero pasa en sanidad y en todos los ámbitos", considera la enfermera, que cree que "todavía se tiene que dar un paso adelante". Sí que lo están dando, explica, las instituciones públicas en cuestiones como ampliar la baja paternal también a los hombres. "Pero para cuidar a personas mayores o dependientes, se quedan aún cortas las administraciones y son las mujeres las que cargan con el peso del cuidado". 

"Las que sacamos mejores notas en las OPE somos mujeres. Como ahora hay mucha necesidad de sanitarios, eso se está diluyendo un poco y ellos están más liberados para hacer más turnos", ejemplifica la enfermera en relación con la crisis del coronavirus

Aplicación real de los planes de igualdad a la sanidad

"El sector sanitario es uno de los sectores con una mayor brecha de género", remarca, por su parte, Rocío Antúnez, médica de Familia en el Centro de Salud de Salobreña (Granada) quien reivindica el papel de los planes de igualdad, "cuyo objetivo es detectar las diferencias salariales o de contratación". "Tienen que analizar las desigualdades de género y consultar a los profesionales para establecer determinadas medidas que favorezcan una promoción igual de hombres y mujeres". 

Aunque la normativa va avanzando en materia de conciliación, reflexiona Antúnez, "se deben visibilizar y reconocer los cuidados". El sistema productivo, argumenta, se sustenta en el sistema de cuidados que asumen, mayoritariamente, las mujeres, "que son las que más se reducen las jornadas o se piden excedencias".

"Los sectores menos remuneradas y las contrataciones temporales afectan más a las mujeres. La premisa de mismo salario por el mismo trabajo va más allá. La brecha salarial implica unos techos de cristal por la que las mujeres formadas, si tienen que conciliar, tienen más dificultades si no hay acciones positivas que fomenten a su promoción profesional".

El 78% de los profesionales de sanidad son mujeres


El sindicato CCOO ha publicado un informe que refleja que la Sanidad y Servicios Sociales es un verdadero "pulmón" para el empleo femenino, el sector más feminizado (78 por ciento de sus plantillas está formado por mujeres), y, en contra de lo que pudiera parecer, también es uno de los sectores con la brecha salarial por razón de sexo más alta.

El salario anual medio para los hombres en Sanidad y Servicios sociales es de 20.198 euros, y 14.442 euros para las mujeres, alcanzándose en 2020 una brecha salarial máxima histórica (con datos del INE) de 5.756 euros de diferencia. "Esta cifra, que no se alcanzaba desde 2008, se debe no tanto a una bajada de salario para las mujeres, sino a una subida en el de los hombres. Son números gruesos, pues abarcan tanto el empleo público como privado, tanto a sanidad como al sector de la dependencia (mucho más feminizado y precarizado), así como todas las categorías profesionales, aunque es innegable que se trata de un potente indicador", subraya el sindicato.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.