Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Sanitario, el trabajador más expuesto a conductas violentas en España

El 17 por ciento del personal sanitario español reconoce haber sufrido estas acciones en el último año

Gráfico con los datos de las tres últimas encuestas.
Sanitario, el trabajador más expuesto a conductas violentas en España
Redacción
Viernes, 13 de enero de 2017, a las 11:00
Ser sanitario en España supone ejercer la profesión más expuesta a violencia laboral. Así se desprende del informe de la Universidad Internacional de Valencia sobre Violencia en el Trabajo y sus modalidades, que señala que la rama de la salud tiene las tasas más altas de exposición a acciones violentas

Con los datos en la mano, los trabajadores sanitarios y de servicios sociales alcanzan un 23 por ciento de exposición a estas conductas, con cifras parecidas a las de la Administración pública y la educación. Las más bajas, por el contrario, se encuentran en el sector de la agricultura -6 por ciento- y de la construcción -9 por ciento-. 

En concreto, el 17 por ciento del personal sanitario español reconoce haber sufrido algún tipo de conducta violenta en el trabajo durante el último año. Además de las agresiones verbales, las amenazas de violencia física afectan al 9,5 por ciento de los profesionales, mientras que la violencia cometida por personas externas al lugar de trabajo alcanza al 6,2 por ciento. Las mujeres, en este caso, también son más propensas a estas conductas, llegando al 8 por ciento, mientras que ellos se quedan en el 6,7 por ciento. 

Las conclusiones, obtenidas tras encuestas a trabajadores a lo largo de una década, reflejan también que las personas expuestas a violencia, ya sea interna o externa, sufren también con más frecuencia dolor de cabeza, problemas para conciliar el sueño, estrés, ansiedad o nerviosismo, y lo hacen con porcentajes que doblan con creces aquellos de los trabajadores que dicen no estar expuestos. 

Problema social crónico

La violencia en el trabajo, definida en el informe en las modalidades de mobbing, acoso sexual y por razón de género o discriminación laboral, incluyendo las más frecuentes como agresiones verbales, rumores o aislamiento social, "supone un problema laboral crónico para la seguridad y la salud de la población", según alertan los autores del estudio, basado en las Encuestas Nacionales de Condiciones de Trabajo. 

Sin embargo, la situación no es exclusiva de España si se pone en el contexto de su entorno europeo. En este sentido, la posición española es la vigésimo sexta sobre un total de 34 establecidas. Además, el 41 por ciento de las empresas cuentan con un plan para abordar el mobbing y el 43,9 por ciento uno para afrontar la violencia de los clientes.