17 nov 2018 | Actualizado: 10:40

Sanidad no varía el riesgo de fiebre hemorrágica fijado en 2011

El Ministerio recomienda aumentar la vigilancia sobre la especie de garrapatas

Fátima Báñez, encarga del despacho ordinario del Ministerio de Sanidad.
Sanidad no varía el riesgo de fiebre hemorrágica fijado en 2011
jue 08 septiembre 2016. 16.10H
Redacción
A pesar de la aparición de los dos casos en septiembre, el Ministerio de Sanidad no ve necesario aumentar el nivel de riesgo de contagioss del virus de fiebre hemorrágica Crimea-Congo. En una nueva actualización realizada el seis de septiembre, el  grupo de seguimiento de este virus mantiene la clasificación de la amenaza como “baja” que ya le otorgó en 2011.

En este sentido, el ‘Informe de situación y evaluación del Riesgo de Transmisión de Fiebre Hemorrágica de Crimea-Congo en España’ apunta a que “tras revisar la situación y con la información disponible se concluye que el riesgo de aparición de casos de fiebre hemorrágica Crimea-Congo para nuestro país continúa siendo bajo”. No obstante, señala que hay que reforzar y ampliar la vigilancia en los vectores (garrapatas) y hospedadores.

El informe destaca que esta vigilancia se hace necesaria debido a que “España es un país con potencial riesgo de circulación de virus Crimea-Congo debido a su ubicación geográfica de proximidad a África”. Además, el hecho de que sea un lugar de tránsito de aves migratorias, la presencia del vector y las condiciones climáticas hacen que aumente la posibilidad de la presencia del virus.

Sobre la forma en la que se ha introducido el virus en España, el informe señala precisamente a los movimientos migratorios de aves como el posible causante, ya que “el oeste de la península forma parte de la ruta migratoria de estas aves y la cepa encontrada en garrapatas desde 2010 tiene gran afinidad con las cepas que circulan en el Norte de África”. Sobre cómo llegó el virus a Ávila, lugar en el que se infectó el primer afectado, “podría explicarse también por movimientos de animales portadores de garrapatas infectadas desde Cáceres”.

Sin riesgo para la salud pública

En su evaluación, el panel de expertos señala que “los dos casos detectados en España en septiembre no suponen un riesgo de salud pública ya que todos los contactos han sido identificados y se encuentras en seguimiento y la enferma permanece ingresada en una unidad de alto aislamiento”.

Además, apunta que, aunque se “trata de una enfermedad con una elevada tasa de letalidad en la que la transmisión de persona a persona está descrita”, España “dispone de los medios adecuados” para aislar y manejar los casos. Ante esto, destaca como “fundamental” la detección precoz para minimizar el riesgo de infección.

Entre las recomendaciones que glosa el informa están las de “informar a los profesionales sanitarios sobre esta enfermedad” para hacer un diagnóstico oportuno; reforzar la vigilancia de las especies de garrapatas y elaborar mapas de riesgo con zonas “de mayor riesgo en nuestro país”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.