Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 17:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Prioridad a los convenios sectoriales para marcar los sueldos en sanidad

La ministra de Trabajo ha anunciado una iniciativa para devolver peso a la negociación colectiva supraempresarial

Magdalena Valerio, ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.
Prioridad a los convenios sectoriales para marcar los sueldos en sanidad
Pablo Rodríguez
Miércoles, 11 de julio de 2018, a las 13:40
Pedro Sánchez llegó a la presidencia del Gobierno con un ambicioso plan de reformas sociales que ya ha empezado a ejecutar, como el inicio para la derogación parcial del Real Decreto 16/2012, una medida con la que quiere recuperar la universalidad de la sanidad española. Tras abordar esta importante iniciativa, el actual Ejecutivo sigue manos a la obra y este martes la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad  Social, Magdalena Valerio, ha anunciado en la Comisión de Empleo del Congreso de los Diputados la intención de su departamento de abordar cambios en la reforma laboral de 2012 para dar más peso a la negociación colectiva sectorial en materia de sueldos y jornada laboral por encima de los convenios de empresa.

De esta forma, las negociaciones entre patronal y sindicatos sectoriales recuperarían un protagonismo que perdieron con la reforma laboral del anterior Gobierno, puesto que con el cambio que pretende ejecutar Valerio lo pactado por ambas organizaciones en materia retributiva y jornada laboral prevalecería por encima de lo negociado entre empresas y trabajadores en el seno de las compañías.

Sin embargo, según ha informado el diario El País, esta reforma no quitaría toda la capacidad negociadora a los convenios de las empresas, que mantendrían su potestad en temas de organización interna como el horario, los turnos y otros elementos de las condiciones laborales.

Cautela en la sanidad privada


Este anuncio ha sido tomado con cierta cautela por las empresas del sector sanitario, puesto que podría restarles capacidad de maniobra. "En la sanidad privada no se puede atar a los gestores como en la sanidad pública, puesto que al médico lo que le gusta es tener una profesión liberal que le da la oportunidad de ganar más cuanto más trabaja, y no un modelo en el que, trabajes lo que trabajes, ganes lo mismo", ha señalado Luis Mayero, presidente del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), a Redacción Médica.

Asimismo, Mayero ha advertido de que los convenios sectoriales "son muy peligrosos" por las diferencias que existen entre unas empresas y otras, aunque ha dejado claro que "los cambios que benefician al trabajador son bienvenidos, porque para que un profesional desempeñe bien sus funciones debe estar al máximo nivel de satisfacción económica y laboral, pero que no perjudiquen a la gestión de la empresa".

No obstante, Mayero ha dejado claro que esta iniciativa no es más que una intención del actual Gobierno sin vigencia alguna por el momento, puesto que para que se concrete antes tendrá que pasar por votación parlamentaria, por lo que hasta que no sea oficial no adoptarán una postura concreta al respecto.

Las reservas de la agrupación de las grandes empresas sanitarias nacionales contrasta con la postura de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), patronal de las clínicas privadas, para quien este cambio "no afecta de manera importante al sector, porque en las clínicas aplicamos los convenios sectoriales por provincias, salvo alguna que tiene uno propio, y que siempre se superior al sectorial", ha especificado Antonio Montero, vicepresidente de la organización.

Asimismo, que en el ámbito de las clínicas privadas tienen un mismo marco de competencia, por lo que "no hay rivalidad" entre ellas y este cambio en la reforma laboral de 2012 no va a suponer un problema.

Importante avance para los trabajadores


Los sindicatos sanitarios, por su parte, consideran una buena noticia el anuncio de esta reforma, puesto que "el trabajador recupera el derecho a negociar unas condiciones dignas, algo que había quedado muy tocado en la última reforma laboral", ha explicado Antonio Cabrera, secretario general de FSS-CCOO, a este periódico.

Y es que, según ha señalado Cabrera, en el ámbito empresarial la compañía tiene mucha más capacidad para presionar a los trabajadores para conseguir convenios ventajosos que si la negociación se lleva a cabo en un ámbito supraempresarial, en el que las partes son la patronal y los representantes sindicales colectivos del sector.