Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Policía: "Buena parte de los sanitarios agredidos no denuncian por miedo"

El Interlocutor Policial de Interior se fija como objetivo que los datos sobre agresiones se traduzcan en denuncias

La Policía buscará la concienciación y el apoyo para estos profesionales.
Policía: "Buena parte de los sanitarios agredidos no denuncian por miedo"
Sergio López
Sábado, 25 de noviembre de 2017, a las 17:30
Una cosa son las estadísticas que pueden tener las que llegan a las Consejerías de Sanidad y al Observatorio de Agresiones de la Organización Médica Colegial (OMC) y otra son las estadísticas policiales. Así lo explica Javier Galván, recientemente designado interlocutor policial sanitario a nivel nacional, en conversación con Redacción Médica. “Hay muchos hechos que no se denuncian por miedo”, insiste este comisario, encargado de coordinar la nueva política de agresiones a sanitarios del Ministerio del Interior.
 
Esta política quedó definida este verano con la Instrucción 3/2017, de la Secretaría de Estado de Seguridad, sobre medidas policiales a adoptar frente a las agresiones a profesionales de la salud, y uno de sus objetivos es hacer que los datos sobre agresiones que recogen las instituciones sanitarias converjan con los datos que tiene la Policía.
 
“La Secretaría de Estado de seguridad nos ha dado instrucciones para que ampliemos nuestros sistemas estadísticos y recojan los mismos tipo de delitos que los observatorios de agresiones a sanitarios”, explica Galván. El Observatorio de la OMC ha registrado casi 3.000 agresiones en los últimos seis años, mientras que los datos que tiene Interior son sensiblemente inferiores.
 
Sin embargo, para que ambas estadísticas terminen de ser equivalentes, explica Galván, falta otro aspecto: que todos los sanitarios víctimas de agresiones denuncien y ese es otro de los objetivos de la creación de la figura del interlocutor policial. “Tenemos que hacer una labor de concienciación de que no se puede no denunciar una agresión, análoga a la que se ha hecho en acoso escolar y violencia de género en acoso escolar y violencia de género”, apunta.
 
“Hay que concienciar al personal sanitario. Si el profesional sanitario no denuncia, el Ministerio del Interior no tendrá esos datos”, añade. La razón que el comisario interpreta detrás de que muchas denuncias no se formalicen es el miedo. “Lo que nos han trasladado es la idea de que el personal sanitario puede encontrarse al día siguiente con el agresor, o sus familiares”, explica.