24 de abril de 2017 | Actualizado: Lunes a las 21:30
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Polémica con los 'pulpitos' en las UCI por la transmisión de bacterias

Un estudio científico señala que la mayoría poseen bacterias, aunque no demuestran que sean causantes de infección

Un bebé se aferra a uno de los 'pulpitos' solidarios de ganchillo.
Polémica con los 'pulpitos' en las UCI por la transmisión de bacterias
Redacción
Viernes, 21 de abril de 2017, a las 13:00
Mientras la humanización empieza a asomarse a muchos de los centros hospitalarios nacionales e iniciativas como los 'pulpitos' para neonatos se extienden en estos centros, aparecen nuevos estudios que vinculan estos juguetes pediátricos con la transmisión de bacterias. El último de ellos publicado en Pediatrics, bajo el título Bacterial Colonization of Toys in Neonatal Intensive Care Cots, concluye que casi todos los juguetes colocados en las incubadoras neonatales de cuidados intensivos tienen bacterias que causan infecciones en los recién nacidos prematuros. 

El estudio ha analizado a 19 bebés, de cuyos 34 juguetes se extrajeron 86 cultivos. De ellos, 84 portaban bacterias, lo que hace concluir que prácticamente todos son portadores de estos patógenos. 

Sin embargo, añade que no existe evidencia directa de que fueran los jueguetes los que causaran infección en los neonatos. En este sentido, los expertos recuerdan que sí debe ser motivo de preocupación que los juguetes porten bacterias que podrían causar infección en los prematuros inmunodeficientes. "Los juguetes forman parte de su entorno inmediato y son una fuente potencial de infección desde las manos de los asistentes sanitarios y de los miembros de su familia", explica. 

Más factores implicados

Para vincular directamente la bacteria de los juguetes con la infección del prematuro habría que ir, según el estudio, un paso más allá, y analizar otros factores como el momento de la colonización de los juguetes, el modo de transmisión, o incluso el ADN de las huellas dactilares en la colonización e infección. 

Estas evidencias chocan con la actualidad, donde se está extendiendo, por ejemplo, el reparto de los llamados 'pulpitos' en las unidades de prematuros debido a los posibles beneficios que reportan por su fisonomía. Como recuerda el estudio, la mayoría de los padres y el propio personal sanitario prefiere ver juguetes en las cunas de los bebés para ayudar a humanizar estos ambientes. "Por lo tanto, sería inapropiado retirar los jugueres si esto no es necesario", y en cualquier caso, habría que analizar si el gesto de retirarlos se asocia con una menor incidencia de infecciones en los niños.