19 nov 2018 | Actualizado: 15:00

Nuevo sistema basado en 'Airbnb' para alquilar habitaciones a pacientes

El objetivo es ofrecer casas particulares donde el propietario se encargará de cuidar al paciente

El alquiler de las habitaciones particulares podría ascender hasta los 1.200 euros.
Nuevo sistema basado en 'Airbnb' para alquilar habitaciones a pacientes
mié 01 noviembre 2017. 12.15H
Redacción
El Sistema Nacional de Salud Británico (NHS por sus siglas en inglés9 arrastra desde hace años un déficit de camas disponibles en sus hospitales. Ante esta situación se busca cualquier tipo de solución para parchear la escasez de habitaciones. La última se trata de alquilar habitaciones libres en casas particulares cercanas al hospital, donde alojar a los pacientes que se recuperan de una operación quirúrgica. 

Según recoge The Guardian, la medida está basada en la fórmula utilizada por Airbnb, la agencia de alquiler vacacional de casas partículas. El sistema denominado NHS Airbnb, consiste en conseguir alojamiento para los que se hayan sometido a una cirugía y puedan así recuperarse de ella en casas de personas que, sin experiencia en el cuidado, se espera que atiendan y cocinen para este tipo de pacientes.

La medida no ha dejado indiferente a nadie. Profesionales sanitarios advierten que esta asistencia es una completa locura, dado que se pretende dar demasiada responsabilidad a personas desentrenadas en este tipo de cuidados. Otros directamente acusan al Gobierno de crear una oportunidad para ganar dinero fácil a propietarios que no están capacitados para encargarse de pacientes en postoperatorio.

Es más, el NHS ha hecho públicas las tarifas que podrían cobrar estos arrendatarios de pacientes. En total, serían unas 50 libras (56 euros) por noche o pudiendo elegir una tarifa mensual de hasta 1.000 libras (1.122 euros) por poner a disposición del hospital esa habitación.

Aunque el Departamento de Salud reconoce que este programa responde a un plan piloto organizado localmente en el condado de Essex, al sureste de Inglaterra, y que está dirigido a pacientes que se sometan a operaciones mínimamente invasivas. Por lo tanto, el NHS advierte, “no tiene por qué expandirse a todo el sistema de salud británico”.

Star-up

Los responsables de este extravagante sistema son una start-up inglesa llamada CareRooms que se encargaría de buscar los perfiles de esos caseros. Los requisitos que exige la empresa son sencillos. Los propietarios deben dar la bienvenida a los pacientes, cocinar tres comidas diagnosticadas por el hospital y ofrecer conversación y compañía.

Además, desde esta empresa aseguran que se analizarán los antecedentes penales y se les pedirá que aprendan o que tengan conocimientos sobre algunas leyes de cuidados básicas. Queda claro que la economía colaborativa ha dado un paso más allá.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.