21 de julio de 2017 | Actualizado: Jueves a las 22:45
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Muere al cardiólogo que certificó el final de la agonía de Franco

Formó parte del equipo médico que encabezaba el yerno del dictador, Cristóbal Martínez Bordiú

Francisco Franco.
Muere al cardiólogo que certificó el final de la agonía de Franco
Redacción
Lunes, 19 de junio de 2017, a las 10:00
Este fin de semana ha fallecido en el Hospital de Cabueñes el cardiólogo Vital Aza Fernández-Nespral, que pasó a la historia el 20 de noviembre de 1975 por ser el médico que certificó la muerte del dictador Francisco Franco.

Según informa la prensa local asturiana, el fallecimiento del especialista médico, de 88 años, se produjo por una caída en su residencia de Somió que le provocó una rotura craneal, por la que fue trasladado al centro hospitalario de Cabueñes, donde se certificó su óbito horas después.

Vital Aza, que desarrolló su carrera profesional en los hospitales madrileños de La Paz y el Ramón y Cajal (donde fue jefe de Cardiología), así como en el ámbito de su consulta privada, formó parte del equipo médico que atendió a Francisco Franco en los últimos meses de vida, y que estaba encabezado por su yerno, Cristóbal Martínez Bordiú. Era nieto del médico, dramaturgo y poeta Vital Aza y estaba en posesión de la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X El Sabio, que le fue concedida por decreto de 20 de enero de 1976, dos meses después del fallecimiento de Franco.

'El Comercio’, que le entrevistó en 2013 y pudo preguntarle sobre el momento de la muerte del dictador (en la entonces denominada Residencia Sanitaria La Paz), rememora así este momento crucial en la vida del ya desaparecido cardiólogo: “El episodio final se dio con Vital Aza de guardia nocturna. Pasadas las dos de la madrugada, miró el monitor y vio la línea continua. Practicó un masaje cardiaco de protocolo y pidió a la ATS que avisase a Bordiú, quien también dormía en el hospital. ‘Vivimos una etapa realmente emocionante. Éramos todos conscientes de estar viviendo unos momentos de gran trascendencia. Y, gracias a la agonía de Franco, se pudieron ir tomando las medidas necesarias para que no ocurriesen cosas gruesas a su muerte y allanar así el camino de la Transición’, relató Aza a ‘El Comercio’.