Es la conclusión de un estudio que ha comparado cómo afecta los tres tipos de esta afección a la población pediátrica

Miocarditis en niños por culpa del covid: síntomas más leves y cortos


30 ene 2022. 12.50H
SE LEE EN 4 minutos
La miocarditis puede contraerse de tres maneras diferentes. Antes de que apareciera el SARS-CoV-2, la forma más común de padecer esta enfermedad era a partir de enterovirus. Sin embargo, desde el inicio de la pandemia, esta afección también puede contraerse a causa del Covid-19 y como efecto adverso de la vacuna contra este virus. Un estudio publicado en medRxiv muestra ahora cómo afecta cada miocarditis a la población pediátrica y determina que existen diferencias en cuanto al cuadro clínico y la recuperación.

Teniendo en cuenta la presentación clínica, el curso y los resultados de cada uno de ellos, los expertos han concluido que aquellos que habían contraído miocarditis por el Covid-19 y su vacuna presentaban mejores resultados clínicos en comparación con aquellos que padecían la afección clásica. Además, la recuperación de la función cardíaca también fue más rápida.

Para ello, han tomado una muestra de 201 hospitalizados menores de 21 años que han sufrido estos tres tipos de miocarditis (43 con miocarditis clásica, 149 a causa del Covid-19 y nueve tras haber recibido la vacuna covid, de los cuales ocho presentaron miocarditis después de la segunda dosis).


Diferentes cuadros clínicos y recuperaciones en los tres tipos de miocarditis




Concretamente, alrededor del 44 por ciento de los pacientes con miocarditis clásica fueron dados de alta con medicamentos orales para la insuficiencia cardíaca, mientras que en los pacientes con miocarditis por el Covid-19 este porcentaje es solo del tres por ciento y ninguno en el caso de miocarditis relacionada con la vacuna.

Por otro lado, dentro de los tres días de la hospitalización, el 47 por ciento de los que tenían miocarditis clásica habían recuperado la función normal, mientras que aumentó hasta el 76 por ciento en los que tenían miocarditis por covid y por la vacuna. Y, dentro de los 10 días de la presentación, el 70 por ciento de los que tuvieron miocarditis clásica recuperaron la función cardíaca normal y ascendió hasta el 94 por ciento en los grupos restantes.

En cuanto a los síntomas de presentación, el estudio detalla que más pacientes con miocarditis clásica (76,2 por ciento) y a causa de la vacuna (cien por cien) presentaron dolor torácico, frente a la afección motivada por el virus, que representó el 10,7 por ciento.

También la presentación clínica varía en función del tipo de afección. Así, la miocarditis clásica y aquella derivada de la inyección es similar y, por lo tanto, menos significativa y con menor inflamación que la que se sufre cuando uno se contagia de Covid-19.

La miocarditis tiene una incidencia muy baja en niños


Aunque se trata del primer análisis en este sentido, sus investigadores advierten de que tiene sus limitaciones porque los datos están basados en pacientes hospitalizados en una sola institución pediátrica. No obstante, defienden de que estos hallazgos son "una base crucial" para los profesionales sanitarios y los pacientes y familias afectados, "ya que el conocimiento del impacto cardíaco de las vacunas covid y el propio virus continúa creciendo".

A pesar de que la miocarditis afecta raramente a la población pediátrica, con una incidencia aproximada del 0,05 por ciento, en caso de padecerla, ésta podría desembocar en una enfermedad grave e, incluso, la muerte. Según un estudio, dentro de una población de 41 pacientes pediátricos con miocarditis, el 66 por ciento se recuperó por completo, el 10 por ciento tuvo una recuperación incompleta de la función y el 24 por ciento murió o se sometió a un trasplante.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.