El mismo estudio concluye que las infecciones son "significativamente" mayores en comparación con la cepa Delta

Los vacunados de Covid-19 contagian Ómicron similar a los no vacunados


08 abr 2022. 18.20H
SE LEE EN 3 minutos
Los vacunados contra el Covid-19 y los que no, contagiaron casi con la misma facilidad si estaban infectados por Ómicron, una de las últimas variantes del SARS-CoV-2.  “No encontramos diferencias entre personas vacunadas y no vacunadas”, señalan los autores del estudio español publicado este viernes por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Desde la aparición de Ómicron el pasado mes de noviembre, los casos de coronavirus se dispararon rápidamente por todo el mundo. De hecho, esta investigación concluye que los contagios por esta variante son “significativamente” mayores en comparación con aquellos que tuvieron lugar con la cepa Delta en un período similar y con una alta cobertura de vacunación.

Concretamente, especifican que la tasa de ataque secundario fue del 39 por ciento para los casos de Ómicron y del 26 por ciento para Delta, lo que se traduce en un aumento absoluto de 13 puntos. Una constante que también se repitió en los entornos sociales, donde fue de 30,5 por ciento para la primera frente al 16,2 por ciento para la segunda, así como en entornos laborales (31 por ciento frente a 10,5 por ciento). Sin embargo, no se presenta tanta diferencia entre contactos cercanos del hogar (49,4 frente a 48).

Por otro lado, detallan que las personas no vacunadas contagiadas por la variante Delta mostraron una tasa de ataque secundario general aumentado del 7,8 por ciento, a nivel doméstico del 9,9 y en el trabajo del 9,5 en comparación con las personas vacunadas. Por el contrario, matizan que para la variante Ómicron “no encontramos diferencias entre personas vacunadas y no vacunadas en ninguna de estas categorías”.

Ómicron contagia un día antes del inicio de síntomas


De este modo, se determina que la “transmisibilidad aumentada de Ómicron” está relacionada con la tendencia de propagación cuando las personas están asintomáticas o al principio de la fase sintomática. Así, el pico más alto tiene lugar un día antes del inicio de síntomas y continúa hasta tres días después, tiempo en el que ocurren la mayoría de los casos secundarios. Mientras, la transmisión con Delta se reduce al primer día de inicio de los síntomas hasta uno después. 

De hecho, los mismos expertos advierten de que, como la mitad de los eventos de contagio por Ómicron se produjeron antes del inicio de los síntomas, este hallazgo “podría implicar que la efectividad de las medidas no farmacéuticas (como el rastreo de contactos, las pruebas rápidas y el aislamiento) disminuiría sustancialmente en ausencia de medidas preventivas como el distanciamiento social y la limitación de grandes reuniones o reuniones sociales”. 

Para llegar a estos resultados, se han evaluado los datos de un total de 622 casos de infección por SARS-CoV-2 compatibles con la variante Ómicron. Todos ellos fueron notificados en Cantabria y dieron lugar a la suma de 1.420 contactos estrechos, los cuales se compararon con la tasa de ataque secundario, el período de transmisión, el período de incubación y el intervalo de serie -entre otros aspectos- de la variante Delta.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.