No obstante, las personas inmunizadas padecen menores probabilidades de contagio

La variante Delta infecta con misma carga viral a vacunados y no vacunados


29 ago 2021. 12.50H
SE LEE EN 4 minutos
El avance de la vacunación contra el Covid-19 es el principal pilar sobre el que se sustenta la estrategia para la contención del coronavirus. Sin embargo, la gran mutabilidad de la enfermedad y su facilidad para generar nuevas variantes compromete la capacidad protectora de las inyecciones. De hecho, los adultos que han sido completamente vacunados contra el SARS-CoV-2 pueden tener la misma carga viral de la variante Delta que los que no están vacunados, sugiere un análisis preliminar de datos del Reino Unido.

Los últimos resultados de la encuesta nacional de infección por Covid-19 del Reino Unido muestran que tener dos dosis de vacuna sigue siendo “la forma más eficaz de garantizar la protección contra la Delta”. Pero, aunque las personas que están completamente vacunadas tienen un menor riesgo de infectarse, las personas infectadas con la variante Delta pueden tener niveles de virus similares a los de las personas no vacunadas, según muestran los datos.

Los autores del estudio sostienen que las implicaciones para la transmisión del virus “aún no están claras”. No obstante, sugirien que la posibilidad de que los individuos completamente vacunados transmitan el virus a otros haría que lograr la inmunidad colectiva sea “un desafío mayor”.


 La posibilidad de que los individuos completamente vacunados transmitan el virus hace que lograr la inmunidad colectiva sea “un desafío mayor”



Sarah Walker, profesora de estadística médica y epidemiología en la Universidad de Oxford e investigadora principal de la encuesta, sostiene en la revista médica The BMJ que “todavía no sabemos cuánta transmisión puede ocurrir de las personas que contraen Covid-19 después de ser vacunadas, por ejemplo, puede tener altos niveles de virus durante períodos de tiempo más cortos”.  El hecho de que puedan tener altos niveles de virus sugiere que las personas que aún no están vacunadas pueden no estar tan protegidas de la variante Delta como esperábamos, lo que significa que “es esencial que se vacunen tantas personas como sea posible, tanto en el Reino Unido como en todo el mundo".


Índice de protección de las vacunas


El análisis, publicado como preimpresión y aún no revisado por pares, encontró que las vacunas Oxford-Astrazeneca y Pfizer-Biontech ofrecían una buena protección contra nuevas infecciones, pero que el rendimiento era menos bueno contra la variante Delta que con la Alfa, previamente dominante. Los investigadores analizaron 2.580.021 resultados de hisopos tomados de 384.543 adultos entre el 1 de diciembre de 2020 y el 16 de mayo de 2021, cuando predominó la variante Alfa, y 811.624 resultados de 358.983 adultos entre el 17 de mayo y el 1 de agosto de 2021, cuando prevaleció el Delta.

Dos dosis de cualquiera de las vacunas proporcionaron al menos el mismo nivel de protección que el proporcionado a través de la infección natural con el virus. Por ejemplo, según los datos del estudio, cuando prevaleció Delta, la eficacia de la vacuna Pfizer fue del 80 por ciento (intervalo de confianza del 95 por icento del 77 por ciento al 83 por ciento) a los 14 o más días después de dos dosis, mayor que después de dos dosis de la vacuna Astrazeneca (67 por ciento (62 por ciento al 71 por icento)), pero no significativamente diferente de la protección que brinda la inmunidad natural en personas no vacunadas que dieron positivo al SARS-CoV-2 (72 por ciento (58 por ciento a 82 por ciento)).


Eficacia entre dosis


De este modo, se observa que la eficacia de las dos vacunas no dependió del tiempo transcurrido entre la primera y la segunda dosis. Pero las personas que fueron vacunadas después de haber tenido Covid-19 tuvieron más protección de la vacunación que aquellas que fueron vacunadas sin una infección natural previa. Por ejemplo, 14 días después de una segunda dosis de Astrazeneca, en promedio, las tasas de todas las nuevas infecciones por covid-19 se redujeron en un 88 por ciento entre los que tenían una infección previa, en comparación con el 68 por ciento en los que no tenían una infección previa. Los porcentajes fueron 93 por ciento y 85 por ciento, respectivamente, para la vacuna Pfizer.

El estudio también mostró que la carga viral fue menor inmediatamente después de dos dosis de Pfizer, pero que aumentó más rápido con el tiempo que después de la vacuna AstraZeneca, lo que llevó a niveles similares de carga viral alrededor de tres meses después de la segunda dosis de ambas vacunas.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.