Un estudio señala que las personas que tomaban inhibidores del TNF generaron anticuerpos menos potentes

La tercera dosis: clave para las personas que toman inmunosupresores
Vacuna contra el Covid-19.


22 nov 2021. 18.50H
SE LEE EN 3 minutos
El refuerzo de la tercera dosis ha mostrado su eficacia en las personas que, debido a el consumo de otros medicamentos, generaron menos anticuerpos tras vacunarse del Covid-19. Así lo recalca un estudio internacional, el cual señala que las personas que recibieron dos dosis de la vacuna de Pfizer mientras tomaban inmunosupresores generaron anticuerpos menos potentes y de menor duración contra el virus, pero la dosis extra mejoró sus niveles de resistencia al coronavirus.

Los científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington descubrieron cómo una tercera dosis de la vacuna contra el Covid-19 hizo que los niveles de anticuerpos volvieran a subir. Aún así, todavía no se conoce la duración en el tiempo del aumento de la protección ante el virus.

Según el estudio las personas que toman inhibidores del TNF enfrentan un riesgo particularmente alto de infecciones irruptivas y se benefician más de una tercera dosis. Los inhibidores de TNF se utilizan para tratar enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, la psoriasis y la enfermedad inflamatoria intestinal. La clase incluye medicamentos como etanercept ('Enbrel'), infliximab ('Remicade'), adalimumab ('Humira'), certolizumab pegol ('Cimzia') y golimumab ('Simponi').

Tal y como señala el investigador principal Michael S. Diamond, "no todos los anticuerpos son igualmente buenos para combatir los virus. Las personas que tomaron inhibidores del TNF no produjeron tantos anticuerpos inhibidores potentes, y los que sí produjeron se habían deteriorado en gran medida cinco meses después de la segunda dosis. Por lo tanto, incluso en comparación con otras personas inmunodeprimidas, las personas que toman inhibidores del TNF probablemente corren un mayor riesgo de infecciones irruptivas, especialmente a medida que disminuye la inmunidad y han pasado varios meses desde sus vacunas iniciales".

¿Cuánto tiempo permanecen los anticerupos en las personas que toman inmunosupresores?


El estudio para vincular la eficacia de la vacuna de Pfizer contra el Covid-19 en personas que toman inmunosupresores incluyó a 77 pacientes que tomaban medicación para afecciones como la enfermedad de Crohn, el asma y la esclerosis múltiple. Cada participante estaba tomando un medicamento de cualquiera de las 13 clases de medicamentos inmunosupresores, incluidos los inhibidores del TNF, los antimetabolitos, los antipalúdicos y los inhibidores de la integrina.

Los investigadores midieron las respuestas de anticuerpos de los participantes contra la cepa original del SARS-CoV-2, así como las variantes alfa, beta y delta a los tres meses y luego cinco o seis meses después de la segunda dosis de vacuna.

Las personas que tomaban inmunosupresores tenían aproximadamente el mismo nivel de anticuerpos totales tres meses después de su segunda dosis que las personas sanas, pero sus anticuerpos eran de menor calidad. Las 12 personas del estudio sobre inhibidores de TNF tuvieron una respuesta de anticuerpos particularmente deficiente. En comparación con las personas sanas, las personas inmunodeprimidas tenían niveles más bajos de anticuerpos neutralizantes, el tipo más potente, capaz de impedir que los virus infecten las células sin la ayuda del resto del sistema inmunológico.

Es así como, el estudio mostró que cinco meses después de la segunda dosis de la vacuna contra el Covid-19, el 58 por ciento de las personas inmunodeprimidas y todas las que tomaban inhibidores del TNF habían perdido la protección contra la infección irruptiva.

Cabe destacar que los anticuerpos no neutralizantes también pueden proteger el cuerpo activando una variedad de células inmunes para ayudar a destruir los virus, una capacidad conocida colectivamente como funciones efectoras. Las personas que recibieron inhibidores de TNF también produjeron anticuerpos con funciones efectoras más débiles.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.