Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 11:20
Política Sanitaria > Sanidad hoy

La "máxima prioridad" de Trump es destruir el legado sanitario de Obama

Los demócratas contraatacan con la campaña 'Make America Sick Again'

Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos.
La "máxima prioridad" de Trump es destruir el legado sanitario de Obama
Carlos Corominas
Jueves, 05 de enero de 2017, a las 12:40
Donald Trump lo tiene claro: lo prioridad al llegar a la Casa Blanca es derogar la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, más conocida como Obamacare. Tras una reunión con los congresistas republicanos, el vicepresidente electo, Mark Pence, ha afirmado que "la máxima prioridad es mantener la promesa de revocar el Obamacare y sustituirlo por una reforma sanitaria que baje el precio de los seguros de salud sin incrementar el peso del Gobierno".
 
El vicepresidente ha defendido un futuro para la sanidad que "no esté basado en mayor gobierno, más intervención ni en más tasas, sino en dar mejores opciones y permitir que el poder del libre mercado fluya".
 
Los republicanos hablan de hacer una "transición ordenada" que permita revocar el Obamacare, una norma a la que Paul Ryan, nuevo presidente del Congreso de EEUU, se ha referido como una "historia de una promesa rota, tras otra promesa rota, tras otra promesa rota". Su objetivo es "devolver al pueblo americano todas las cosas que Obamacare les ha arrebatado: más alternativas, más control y más libertad". Ryan ha defendido una "transición estable hacia un sistema verdaderamente centrado en el paciente".
 
Ante la pregunta de si tienen una propuesta concreta, Ryan ha respondido: "Tenemos un plan para ello y muchas ideas para sustituirlo. En las próximas semanas y meses hablaremos de cómo reemplazarla: cómo haremos para conseguir mejores opciones a menor coste".
 
'Make America Sick Again'
 
Cartel de Make America Sick Again

Cartel de la campaña 'Make América Sick Again'.

Ante la ofensiva republicana, el Partido Demócrata ha contraatacado con la campaña Make America Sick Again (que se podría traducir como Hacer que América enferme otra vez), en un juego de palabras con el eslogan de campaña de Trump: Make America Sick Again (Haz América Grande otra vez; América entendido como EEUU).
 
Esta campaña se ha lanzado tras la reunión del presidente saliente Obama con congresistas demócratas. Según la CNN, que cita fuentes de la reunión, Obama ha pedido a los congresistas que "no rescaten" a los republicanos en su intento de acabar con la norma y no les ayuden a aprobar medidas que vayan sustituyendo el Obamacare.
 
En una rueda posterior al encuentro, el senador por Nueva York y líder de la Minoría Democráta en el Senado (líder de la oposición), Chuck Schumer, ha apelado a la unidad del Partido Demócrata para oponerse a "los planes de los republicanos de hacer América enferma otra vez". La líder de la Minoría Demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha dicho que "los republicanos no tienen ningún plan para sustituir la ley".
 
Un argumento que comparte Schumer que ha afirmado que derogar Obamacare "es un gran error para ellos y para el país" y se ha afirmado que su único plan es "revocar y salir corriendo". Además, el congresista vaticina que esta decisión "pesará sobre sus espaldas y en unos años se arrepentirán".