12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

La humanización de la sanidad exige el sacrificio de los profesionales

Las sociedades científicas apuestan por esta práctica, aunque requiere del tiempo personal de los médicos
La humanización de la sanidad exige el sacrificio de los profesionales
1/1
mar 14 junio 2016. 13.00H
@EduOrtegaRM
Joana Huertas
En los últimos tiempos, una corriente de pensamiento está destacando en el ámbito asistencial, que es la de poner al paciente en el centro de las atenciones que despliega el sistema sanitario, tratándole como un sujeto activo, y descartando el paternalismo que había dominado hasta no hace tanto la práctica médica. “Tratamos a personas, a seres humanos, no a enfermedades. Y para ello tenemos las herramientas de siempre: escuchar, tener empatía y querer ayudar. Estas son las bases fundamentales de la humanización en la medicina”, indica José María Moraleda, presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH).
 
Sin embargo, también reconoce que son tiempos difíciles para dicha humanización. En medio de las dudas que entraña la sostenibilidad del sistema sanitario español en estos tiempos tumultuosos, cada vez es más difícil que el paciente pueda recibir una atención personalizada, dado el escaso tiempo del disponen los profesionales en sus consultas. Y abordar esta situación ha requerido el “sacrificio” de su tiempo personal, reconoce Moraleda. “Esa es una realidad absoluta, pero el trabajo médico es vocación y abnegación por el paciente. Esta situación ha existido desde siempre, pero ha cobrado relevancia ante la adversidad económica. Por eso, a pesar de que es especialmente difícil para los compañeros más jóvenes, les pedimos que el paciente siga siendo un tesoro para ellos”.

Pablo Irimia, vocal de Comunicación de la SEN; Aitana calvo, secretaria científica de la SEOM; José María Moraleda, presidente de la SEHH; Mónica Palomares, directora de Regional Access & Bussiness de Roche; Miguel Ángel Calleja, presidente de la SEFH, y Ana María Gómez, vicepresidenta de la Separ- 

 
Aitana Calvo, secretaria científica de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), comparte este punto de vista. “Tenemos que sacrificar nuestro tiempo para dar determinadas atenciones a los pacientes, una labor que hacemos a expensas de nuestra vida personal. Se podría haber puesto en juego nuestra voluntad y vocación, pero no ha sido así”. Con todo, y también por ello, apunta que es necesario “más dinero y tiempo” para que los profesionales puedan llevar a cabo esta labor.
 
Sin embargo, el camino de la humanización sanitaria es inevitable, afirma Miguel Ángel Calleja, presidente de la Sociedad  Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH). En ello tienen o van a tener mucha culpa los medicamentos que están llegando y que llegarán al Sistema Nacional de Salud. “La nueva innovación terapéutica requiere empatía”, dado que la medicina personalizada va a permitir “que cada paciente tenga su propio medicamento”, adecuado a sus necesidades e intereses.

José María Moraleda y Miguel Ángel Calleja.


Sin embargo, los avances no pueden suponer un obstáculo para la tendencia humanizadora. “Aunque las pruebas y los diagnósticos cada vez están más tecnificados, un informe no puede sustituir el trato humano y personal. Cada vez es más difícil por el escaso plazo del que se dispone para atender a cada paciente, pero el médico se esfuerza en ello”, afirma Pablo Irimia, vocal de Comunicación de la Sociedad Española de Neurología (SEN).
 
En este sentido, recuerda que es necesaria “una actualización constante de conocimientos, para poder educar, diagnosticar y tratar mejor a los pacientes”. Una formación continua que “ha de ser reconocida como un derecho para el que debe haber tiempo dentro de la jornada laboral”.
 
Estas cuestiones se han abordado durante la rueda de prensa convocada por estas sociedades científicas, a las que hay que sumar la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), y Roche con motivo del fin de la campaña ‘Historia de Vocación’, en la que reputados profesionales como José Luis Poveda o Ana Lluch han participado relatando qué les llevó a ejercer como farmacéutico o médicos. Una iniciativa que según Mónica Palomanes, directora de Regional Access & Business de Roche, ha abarcado 600 voces de 24 hospitales y que la farmacéutica se plantea ampliar en próximos meses, dándole voz también a las asociaciones de pacientes. 

Aitana Calvo y Pablo Irimia.


Ana María Gómez y Mónica Palomares.


Un momente de la rueda de prensa sobre la campaña 'Historias de Vocación'.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.