Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 21:10
Política Sanitaria > Sanidad hoy

La formación médica "no es un placer ni un producto" que deba tributar

Rodríguez Sendín, presidente de la OMC, considera que debe estar "exenta de fiscalidad" y prepara un frente con Facme

Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC.
La formación médica "no es un placer ni un producto" que deba tributar
Cristina Cebrián
Viernes, 14 de octubre de 2016, a las 09:10
Meses después de que Redacción Médica haya dado a conocer los planes del Ministerio de Hacienda de fiscalizar la formación médica (financiada por los laboratorios), la Organización Médica Colegial (OMC) por fin se ha posicionado respecto a esta cuestión. Concretamente, Juan José Rodríguez Sendín, presidente del ente, indica a este medio que “la formación médica tiene que estar exenta de fiscalidad”.
 
De hecho, considera que “no se puede castigar de esta manera a unos profesionales que solo cumplen con su deber de formarse continuamente. No es un placer ni un producto por lo que la recibimos” y considera que la fiscalidad que pueda pesar sobre esta formación “ya está abonada y considerada por parte de los laboratorios farmacéuticos, en los casos en los que la financien”.
 
Por otro lado, adelanta que la OMC está trabajando con la Federación de Asociaciones Científico-Médicas de España (Facme) para formar un frente común ante el departamento que dirige en funciones Cristóbal Montoro, aunque también reconoce que no espera respuesta al respecto “al menos hasta que se forme gobierno”.
 
Por otro lado, y ya por la vertiente de la publicación de los pagos a médicos, Rodríguez Sendín se muestra “absolutamente a favor”, aunque no ha precisado si también lo está del hecho del hecho de que se revelen las identidades y los abonos recibidos por los profesionales sanitarios.
 
A este respecto, podría no haber tanto acuerdo en el frente Facme/OMC. Hay que recordar que José Miguel Rodríguez González-Moro, vocal de la junta directiva de la federación, cargó duramente contra la publicación de la información individualizada puesto que “que forma parte de la vida privada de cada uno”.