Aplicar una tercera dosis no supondría un atentado contra la inmunidad natural, pero es algo "innecesario y prematuro"

La dosis de refuerzo al mes de pasar el covid es un "absurdo" inmunológico
José Gómez Rial, Fernando Moraga-Llop y José Jonay Ojeda.


10 ene 2022. 09.00H
SE LEE EN 4 minutos
La decisión de Sanidad de aplicar la dosis de refuerzo cuatro semanas después de haber pasado el Covid-19 ha generado cierto recelo entre los especialistas médicos. Por un lado, consideran que no “hay necesidad” de que se aplique en un periodo de tiempo tan corto de tiempo, pero al mismo tiempo rechazan que esto suponga atentar contra la inmunidad natural otorgada por haber superado el SARS-CoV-2. 

Para el inmunólogo del Hospital Clínico de Santiago de Compostela, José Gómez Rial, aplicar la dosis de refuerzo a las cuatro semanas es “un absurdo” y va en contra los principios de la respuesta inmunológica. “Un individuo correctamente vacunado que supera la infección natural se considera lo suficientemente protegido y no necesita ningún refuerzo al menos en los próximos 6 meses tras la infección”, aclara.

Por su parte, Fernando Moraga-Llop, vicepresidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), reconoce que el tiempo estimado por Sanidad es un "poco prematuro", pero descarta la teoría de que la vacuna dañe la inmunidad natural. “Es verdad que si acabas de pasar la infección natural no hay ninguna prisa de poner una dosis de refuerzo a las cuatro semanas, pero no es cierto que se cargue la inmunidad natural”, reivindica el especialista.

Moraga recuerda que poner una nueva dosis es un booster y tener una infección también, y entiende que en el protocolo se deben hacer los cambios mínimos e indispensables cuando haya una evidencia científica muy contrastada. “Ha habido unos trabajos en este sentido, pero tampoco es algo muy relevante. Bajo ningún concepto se bajaría la inmunidad con una dosis de refuerzo, quizá se ponga muy tempranamente, pero no veo ningún problema en cuanto a disminución de la protección. No es muy necesario aplicarla tan pronto, pero si se ha decidido esto mejor que todos sigamos lo establecido”.


Un refuerzo natural más completo que la tercera dosis


Además del tiempo que dura la protección, otro de los factores a tener en cuenta es que entre la inmunidad generada por la vacuna y la otorgada por la vacunación existes varias diferencias genéticas. "Actualiza la respuesta a la variante actual (bien sea Delta u Ómicron) y la completa con otras proteínas del virus no incluidas en la vacuna, por tanto, es mucho más completa que la que se pueda obtener con la tercera dosis de la vacuna", explica Gómez Rial. 

Para el inmunólogo, Sanidad no ha tenido en cuenta esta opinión a la hora de diseñar la estrategia actual de salud pública, ya que entiende que esta pasa "únicamente por mantener en títulos altos los anticuerpos a base de dosis de vacunas cada poco tiempo sin tener en cuenta ni el status inmunológico del individuo ni discriminar si pertenece a un grupo de riesgo o no":

Refuerzo para los más vulnerables


En lo que sí coinciden los expertos es en centrar las dosis de refuerzo en los grupos vulnerables. Una estrategia que desde la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas) creen que es la clave para evitar más muertes. “No hay argumentos para que las dosis de refuerzo vayan más allá de un mes, nos interesa que las personas más vulnerables puedan tener la dosis de refuerzo para que estén más protegidos”, detalla José Jonay Ojeda, portavoz de Sespas.

Un objetivo que comparte el inmunólogo Gómez Rial: “En este momento se debe centrar la protección en los grupos vulnerables de la población, no vacunar a mansalva a toda la población de forma indiscriminada” reivindica.
El motivo de esto es que, según detalla Rial, hay individuos que después de tres o más dosis la vacuna siguen sin responder. “Debemos identificarlos y protegerlos con otras medidas. Yo veo bien administrar booster a individuos mayores de 65 años o aquellos que pertenecen a grupos de riesgo, hacerlo cada 6 meses porque es el tiempo en que se pierde el efecto neutralizante de los anticuerpos tras la vacunación y estos individuos aun conservando la inmunidad celular, solamente el coger la infección puede llevarlos a la UCI dado su frágil estado de salud”, detalla el especialista.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.