Sanidad ha realizado una revisión de las guías para la práctica de la eutanasia de los países con experiencia

Eutanasia: estos son los medicamentos y su uso recomendado por Sanidad


07 jul 2021. 17.45H
SE LEE EN 4 minutos
El servicio de ayuda para morir, más conocido como eutanasia, cada vez está más cerca de ser una realidad en España después de que el Ministerio de Sanidad haya publicado un manual de buenas prácticas. En él se recogen, entre otras cosas, las recomendaciones sobre medicamentos a administrar durante el procedimiento incluido en la prestación del citado servicio.

La principal indicación de este manual, al que ha tenido acceso Redacción Médica, se establece, cuando proceda, el uso del/los medicamentos fuera de ficha técnica de acuerdo al Real Decreto 1015/2009, de 19 de junio, por el que se regula la disponibilidad de medicamentos en situaciones especiales.

Para la elaboración de este documento, el Ministerio de Sanidad ha realizado una revisión de las guías para la práctica de la eutanasia de los países con experiencia en la realización de la prestación de ayuda para morir y se ha tenido en cuenta la disponibilidad y financiación de los medicamentos en el Sistema Nacional de Salud (SNS).


Por vía oral o intravenosa


En el supuesto de que la eutanasia se realice mediante la toma por parte del paciente de un medicamento (vía oral), el médico responsable, así como el resto de profesionales sanitarios, tras prescribir y entregar la sustancia que el propio paciente se autoadministrará, mantendrá la debida tarea de observación y apoyo a éste hasta el momento de su fallecimiento.

En el caso de una situación de incapacidad de hecho, sería recomendable utilizar la vía intravenosa siempre que el paciente no haya manifestado la elección de modalidad en el documento de instrucciones previas o equivalente. Para eliminar el riesgo de errores de medicación que podrían dar lugar a infradosis, las recomendaciones recogidas en este documento se basan en dosis fijas (salvo premedicación) siendo el objetivo principal garantizar el fallecimiento del paciente en el menor tiempo posible, evitando sufrimiento innecesario.


Dosis y pasos para la inducción a la muerte


Las dosis para inducir la muerte se recomiendan sobre la base de 5 a 10 veces la ED95 de cada fármaco para individuos de 70 Kg para garantizar el efecto terapéutico y una duración de acción prolongada en 31 una amplia población de pacientes de diferentes edades y pesos. La ED95 es la dosis necesaria para conseguir el efecto deseado en el 95 por ciento de la población.

Entre otros aspectos, se recomienda administrar premedicación intravenosa para disminuir el nivel de consciencia previamente a la inducción del coma. El medicamento recomendado es midazolam 5mg-20mg IV (3,6,9). La dosis de midazolam dependerá de la situación clínica del enfermo y de la toma habitual previa de benzodiacepinas.

Los medicamentos inductores del coma pueden causar dolor cuando se administran por vía intravenosa. Para evitar este dolor se recomienda la administración previa de 40mg de lidocaína IV. La administración debe hacerse de forma lenta, en 30 segundos, para asegurar una adecuada impregnación de la vía venosa.

Tras la premedicación y el anestésico se administra el medicamento inductor del coma. El medicamento de elección es propofol 1000 mg (IV) (3,6,9). Se recomienda la utilización de propofol en emulsión con triglicéridos de cadena media. La administración debe realizarse mediante inyección lenta durante 2.5-5 minutos.

Asimismo y entre otros elementos, el manual fija que, tras comprobar que el paciente está en un coma profundo, se administra el medicamento bloqueante neuromuscular. El bloqueante neuromuscular se administra siempre, incluso si el paciente ha muerto tras la administración de la medicación de inducción del coma. Los medicamentos de elección son atracurio 100 mg (IV) (3,6,9), cisatracurio 30mg2 (IV) (6) o rocuronio 150mg3 (IV) (6).

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.