España ha autorizado cultivar 4 hectáreas de cannabis medicinal en un año

Estas plantaciones de marihuana están en Andalucía, Murcia, Cataluña y la Comunidad Valenciana

Fachada del Ministerio de Sanidad.
España ha autorizado cultivar 4 hectáreas de cannabis medicinal en un año
sáb 16 febrero 2019. 14.30H
La Agencia Española del Medicamento (Aemps) ha autorizado, durante el periodo 2018-2019, un total de 4,03 hectáreas (40.326 m2) para el cultivo de cannabis. Tal y como ha informado el Gobierno de Pedro Sánchez en una respuesta parlamentaria, estas plantaciones se han dedicado tanto a fines de investigación como medicinales. 

Concretamente, en España hay autorizadas 2,31 hectáreas (23.086 m2) para el cultivo de cannabis con fines de investigación. En este caso, las parcelas en las que se autorizó el cultivo se encuentran distribuidas en las siguientes Comunidades Autónomas: Andalucía, Cataluña y Valenciana.

Por otro lado, también se han aprobado 1,72 hectáreas (17.240 m2) en la Región de Murcia para la producción de cannabis con fines medicinales y su exportación posterior.


Cómo cultivar cannabis cannabis en España



Los cultivadores de cannabis medicinal deben informar a la Aemps del fabricante al que le entregan la cosecha


Hay que recordar que, en España, el cultivo de Cannabis con fines de investigación, médicos o científicos está totalmente prohibido salvo que se disponga de una autorización de la Aemps. El proceso para obtener tal autorización, así como la documentación e información a aportar, aparece regulado con poca precisión en normas muy antiguas (una ley del año 1967, en la que se regulan, en general, las sustancias estupefacientes y una orden del año 1963 por la que se dictan las reglas para el cultivo de pantas medicinales relacionadas con estupefacientes).

En todos los casos (tanto cultivo para fines médicos y científicos como para fines de investigación), debe aportarse documentación relativa a la finalidad de los cultivos, el origen de las semillas, el contenido de THC y CBD de las plantas a producir, las parcelas e instalaciones a utilizar, y las medidas de seguridad a adoptar.

Adicionalmente, y únicamente para los casos de cultivo de Cannabis para fines médicos y científicos, se prevé expresamente la necesidad de incorporar, en la solicitud de autorización, información del fabricante autorizado al que se entregará la cosecha.


Venta propia 


Además, y aunque España esté muy lejos de este proyecto, otros países del entorno europeo se están lanzando a la autogestión. Esto quiere decir, que tras legalizar el cultivo, dedicen que sus hectareas a explotar no las gestionen empresas extrenas sino ellos mismos. 

Así ha sido el caso de Alemania que, tras legalizar la marihuana medicinal en marzo de 2017, ha aprobado la creación de una plantación local para asegurar un suministro local del cannabis medicinal mediante la entrega de contratos de productores por 10.400 kilogramos (en maceta) en los próximos cuatro años.


Tras aprobar el consumo de estas sustancias, países como Alemania proyectan sus cultivos nacionales


La llamada Agencia de Cannabis del Instituto Federal de Medicamentos y Dispositivos Médicos de Alemania elegirá entre 79 licitadores de productores y el concurso público acabará a finales de junio.

Hasta el momento, Alemania ha dependido de las importaciones de otras partes del globo como Países Bajos y Canadá. Los productores y las farmacias aún podrán comprar a los productores extranjeros, pero la licitación garantizará que también haya disponible un suministro nativo de alta calidad según ha informado el portavoz del organismo, Maik Pommer.

Para que la producción no la comercialice una sola productora, el Gobierno alemán ha divido la producción en lotes de 200 kg “para que sean accesibles para los pequeños productores”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.