La Red de Vigilancia Epidemiológica muestra la evolución en comparación con la primera gran oleada de contagios

El riesgo de morir por covid cae un 20% y de ser hospitalizado, un 50%
Médico atiende a un paciente durante la pandemia.


10 ago 2022. 16.30H
SE LEE EN 4 minutos
La mejoría de la situación epidemiológica y la protección derivada de las campañas de vacunación han desencadenado un cambio radical en los principales indicadores del Covid-19 desde el arranque de la pandemia. Las hospitalizaciones, los ingresos en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y las defunciones se encuentran actualmente en mínimos entre las personas más mayores, tras haber protagonizado un descenso progresivo desde la primera gran oleada de contagios. 

El último informe de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Renave) sobre la situación del coronavirus en España ha permitido poner cifras a esta tendencia. El dato más evidente es el de defunciones. En el periodo correspondiente a la última ola de casos positivos (a partir del 28 de marzo de 2022) se han registrado 6.785 muertos por la enfermedad en pacientes de más de 60 años, lo que representa un 0,8 por ciento de los contagiados de esa edad. El riesgo de morir se ha hundido en comparación con el 22 por ciento contabilizado durante la primavera de 2020 cuando se notificaron 28.241 fallecidos.

Esta mejoría se ha plasmado en todas las franjas de edad de los más mayores. El grupo de 60 a 69 años ha pasado de un riesgo de fallecer por un contagio de coronavirus del 7,8 por ciento al arranque de la pandemia al 0,2 por ciento actual. Más impactante es el cambio entre el grupo de los septuagenarios cuyo porcentaje se ha hundido del 20 al 0,4 por ciento, o de los octogenarios que se ha reducido del 30,6 al 1,4 por ciento. El cambio más pronunciado es el de las personas mayores de 90 años. Mientras que en la primera oleada, fallecieron el 34 por ciento de los infectados, ahora lo hacen el 3,4 por ciento, una décima parte.


El riesgo de hospitalización cae un 50% entre los mayores


Esta misma evolución también se ha podido observar en el riesgo de ingreso. En la primera oleada un total de 74.141 mayores terminaron en el hospital como consecuencia de la enfermedad, lo que representa el 57,8 por ciento de los contagios que se notificaron oficialmente. La mejoría epidemiológica ha permitido reducir el margen hasta el 7,5 por ciento en la fase actual en la que se han llegado a notificar 64.410 infectados por coronavirus.

De igual manera, la tendencia se ha repetido en todas las franjas de edad. Los de 60 a 69 años han experimentado un retroceso de casi 50 puntos también, al pasar de un riesgo de hospitalización del 56,6 al 3,1 por ciento. También ha caído con fuerza entre los de 70 a 79 con un recorte del 69,6 al 6 por ciento.

El riesgo de hospitalización ha sido algo más moderado en el caso de las personas que ocupan los primeros puestos de la pirámide demográfica. Un 57 por ciento de los octogenarios con Covid-19 fueron ingresados durante la primera oleada, mientras que ahora todavía lo hacen el 12,6 por ciento. Mientras que entre los mayores de 90 años el salto ha sido del 41 al 18,5 por ciento, ya que son el perfil con mayor riesgo para la salud.


El impacto del Covid-19 en las UCI


A pesar de que el número de personas mayores que terminaban ocupando una cama en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) era reducido, este indicador también ha experimentado una clara mejoría con la evolución epidemiológica. En la primera oleada las zonas de críticos llegaron a albergar a 6.097 pacientes mayores, un 4,8 por ciento de los infectados. Mientras que en la última han pasado 2.368, lo que representa un 0,3 por ciento.

El colectivo que más ha sentido esta realidad es el de los de 60 a 69 que también tienen más probabilidades de éxito en caso de ingreso en la UCI. Su riesgo de acabar en estas unidades ha caído desde el 8,5 por ciento del estallido de la pandemia hasta el 0,2 por ciento actual. Por su parte, los septuagenarios han pasado del 7,7 al 0,4 por ciento. Mientras que los octogenarios lo han hecho desde el 1 al 0,3 por ciento.

La variación no se ha sentido con tanta fuerza entre los mayores de 90 años que tienen menos probabilidades de ser trasladados a las áreas de críticos. En la primera oleada pasaron por ahí 73 pacientes graves (0,4 por ciento de los infectados). Mientras que en la última fase de contagios lo han hecho 80 (0,1 por ciento).
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.