Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El FMI presiona a España para que revise en profundidad el gasto en sanidad

Señala que todavía hay margen para realizar ajustes en sanidad y educación

Christine Lagarde, directora del FMI.
El FMI presiona a España para que revise en profundidad el gasto en sanidad
Redacción
Martes, 13 de diciembre de 2016, a las 11:40
El Fondo Monetario Internacional ha publicado sus conclusiones preliminares sobre la situación de España tras su visita al país dentro del marco del Artículo IV, que incluye la supervisión por parte de su personal de la situación económica de sus países miembros. Las indicaciones recogidas en este informe señalan que todavía ha margen para hacer "revisiones en profundidad del gasto, sobre todo en sanidad y educación".
 
Si bien el organismo señala que "las reformas han dado buenos frutos", pide que se profundice en ellas ya que "con medidas estructurales adicionales, se pueden mejorar las perspectivas de crecimiento a medio plazo".
 
Aunque apunta que el déficit público ha seguido reduciéndose, señala que "es probable que el déficit sea superior a las previsiones originales, a pesar del fuerte crecimiento económico". Afirma que este panorama permitirá que los ajustes se realicen "a un ritmo más calibrado, pero deberían ser sostenidos y sustentarse en medidas bien definidas".
 
En este sentido, señala que "con un ajuste fiscal anual del saldo primario estructural de en torno al 0,5 por ciento del PIB, se lograría un equilibrio adecuado entre el mantenimiento de la recuperación económica y la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas".

Autonomías e ingresos
 
Para las autonomías, el FMI estima que es "necesario hacer cumplir de modo más automático y estricto los objetivos, y dotar a las comunidades autónomas de una mayor capacidad de movilización de sus propios ingresos".
 
En el lado de los ingresos, el organismo señala que España puede permitirse un aumento de algunos conceptos del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) mediante la reducción gradual de las exenciones. Además, apunta a subir los impuestos especiales y las tasas medioambientales, ante los bajos precios actuales de la energía.