12 nov 2018 | Actualizado: 18:50
Política Sanitaria / Sanidad hoy

El 'cupping', una tendencia al alza sin ninguna evidencia científica

Pese a tratarse de una técnica muy antigua, los fisioterapeutas advierten de que no hay resultados demostrados

Michael Phelps puso el foco mediático en la técnica tras publicar una foto sometiéndose a una sesión de 'cupping'.
El 'cupping', una tendencia al alza sin ninguna evidencia científica
sáb 13 agosto 2016. 15.00H
Redacción
Un deportista olímpico, una imagen retransmitida a nivel mundial, y una duda en la mente de muchos. "¿Qué son esos moratones que lucía Michael Phelps en una de sus pruebas de los Juegos Olímpicos?". Las respuestas no tardaron en inundar la actualidad informativa y sacar a la palestra una técnica con muchos años de historia. 

El nadador estadounidense ha puesto de moda una terapia ancestral conocida como 'cupping', procedente de la cultura china y que consiste en colocar una serie de copas sobre la piel haciendo vacío, lo que estimula el flujo sanguíneo en la zona. El método tradicional se llevaba a cabo con ventosas de cristal, cerámica o bambú y se calentaban con un algodón empapado en alcohol para eliminar el aire del interior. Los principios se basan en facilitar la circulación de la sangre y de la fuerza vital, cuya existencia no ha quedado demostrada. 

Sin embargo, no sólo Phelps ha admitido usar esta terapia, sino que otros deportistas como la también nadadora Natalie Coughlin, el saltador de potro Alex Naddour o el capitán de la selección estadounidense de gimnasia rítmica, Chris Brooks, han admitido recurrir a las ventosas para mejorar su rendimiento. También el tenista Andy Murray se declara seguidor del 'cupping'. 

Advertencias sobre su uso

El 'problema' de esta terapia, además de los antiestéticos moratones enormes que dejan allá donde una ventosa haya succionado la piel, es que no existen evidencias científicas que la avalen. "Es una terapia milenaria que se utiliza desde la Mesopotamia y actualmente se sigue usando en terapias complementarias por diferentes modos. Lo que hace es una succión de la parte del músculo buscando aumentar la circulación sanguínea, que se vaya el dolor y reducir una contractura muscular", explicaba esta semana José Santos, secretario general del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM). 

Los beneficios, según su opinión, son más bien sugestivos, y alerta de los hematomas que producen las copas, destacando la necesidad de que, en el caso en el que se vaya a someter a estre tratamiento, se realice por un profesional especializado y con máquinas que controlen la succión. 

Los estudios publicados obvian el efecto placebo y los expertos alertan de los posibles perjuicios por una succión exagerada



Además, no es aconsejable su uso en personas que utilicen anticoagulante del tipo 'Sintrom' o con una capilarización frágil, ya que los hematomas que origina pueden ocasionar más dolor que la propia contractura muscular que se quiere eliminar. "Ha habido casos de una succión exagerada que al final ha creado ampollas, incluso con pus, lo que puede derivar en un problema grande", alerta Santos. 

El uso de la técnica en personas como Michael Phelps puede explicarse por la "brutal musculatura" del nadador, pero en otras personas, especialmente con aquellas que tengan problemas circulatorios, pueden ser mayores los perjuicios que los beneficios. "Hay otras técnicas con mucha más evidencia científica que consiguen quitar una contractura muscular con menos dolor y menos molestias", argumentaba el experto. 

Pero, ¿funciona?

Sobre la terapia se han llevado a cabo algunos estudios que, pese a los resultados obtenidos, no son tomados como concluyentes por los expertos. Uno de ellos, publicado en mayo, sobre el dolor de cuello y hombro en 60 pacientes -30 tratados con 'cupping' y otros 30 que no recibieron tratamiento, reflejó que los primeros reportaron una mejoría significativa. Otra investigación con el tratamiento para 40 pacientes con artritis de rodillas presentó datos similares. 

Otros tantos estudios a pequeña escala señalan que las ventosas pueden ayudar a aliviar el dolor y la fatiga muscular, pero ninguno de ellos ha tenido en cuenta el potencial de un efecto placebo, a veces demasiado poderoso. Y más allá, en el ámbito de los deportistas, empiezan las dudas sobre si la técnica puede no solo aliviar el dolor sino potenciar un mejor rendimiento. 

Sin embargo, la 'nueva moda' no se limita solo al mundo del deporte, ya que en su momento actrices como Gwyneth Paltrow o Jennifer Aniston también lucieron en alfombras rojas las indiscretas marcas. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.