Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 13:20
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El Constitucional chileno avala la despenalización del aborto

La corte lo legitima en tres casos: riesgo para la madre, inviabilidad del feto y violación

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet.
El Constitucional chileno avala la despenalización del aborto
Redacción
Martes, 22 de agosto de 2017, a las 10:00
El Tribunal Constitucional de Chile ha dado luz verde a la ley que despenaliza el aborto en tres supuestos -riesgo para la madre, inviabilidad del feto y violación-, en un histórico paso que había sido prometido en campaña por la presidenta del país, Michelle Bachelet.

La Justicia ha rechazado por seis votos a cuatro las solicitudes presentadas por el grupo conservador Chile Vamos, después de escuchar a más de 130 organizaciones con argumentos a favor y en contra de la ley. Sí han admitido, no obstante, que los facultativos puedan acogerse a la objeción de conciencia para no practicar los procedimientos.

La corte tiene previsto hacer pública la sentencia en detalle el próximo lunes, 28 de agosto, según un comunicado firmado por el secretario del Constitucional, Rodrigo Pica. Será entonces cuando se conozcan "el detalle de las argumentaciones de los votos de la mayoría, prevenciones y disidencias".

Chile es uno de los pocos países en el mundo donde el aborto es ilegal en todos los casos pero Bachelet se había comprometido a impulsar la legalización del en ciertos supuestos y envió un proyecto al Congreso para su discusión.

Reacciones a favor

El director de Human Rights Watch para las Américas, José Miguel Vivanco, ha celebrado en Twitter la "excelente noticia". Con esta sentencia, ha añadido, "Chile protege los Derechos Humanos de las mujeres y abandona una política pública retrógrada, cruel y perniciosa".

También se ha mostrado satisfecha la directora ejecutiva de Amnistía Internacional, Ana Piquer, quien ha celebrado que se salga "de una vez por todas" del "grupo de la vergüenza", en alusión a los países que criminalizan el aborto sin excepciones.