Según un estudio de Anefp, los hábitos de autocuidado instaurados para hacer frente al Covid se mantendrán en el futuro

El 80% por ciento de los españoles mantendrá la mascarilla tras la pandemia
Jaume Pey, director general de Anefp.


19 ene 2021. 13.30H
SE LEE EN 4 minutos
La llegada del Covid-19 ha provocado cambios en los hábitos de autocuidado de los españoles que perdurarán una vez superada la pandemia y ha generado que las consultas de prevención y cuidados a los diversos profesionales sanitarios y sociosanitarios desciendan. Así se desprende del primer barómetro de autocuidado de la Asociación para el Autocuidado de la sSalud (Anefp) que ha estudiado la evolución de los hábitos en la época del coronavirus.

De entre los más de 5.000 encuestados entre los meses de noviembre y diciembre, la medida más acogida ha sido el uso de la mascarilla, especialmente en el transporte público y en el trabajo, donde un 92,9 por ciento y un 84,7 por ciento, respectivamente, afirman darle mucha importancia a su uso. Mientras que en las reuniones familiares (61,4 por ciento) y las reuniones con amigos (69,6 por ciento) es donde más se relaja su uso.

Además, casi el 80 por ciento de los españoles afirma que mantendrá a futuro el uso de productos de autocuidado como geles desinfectantes o mascarillas. De hecho, sobre la adquisición de estos productos, un 82,4 por ciento de los españoles han seguido comprando presencialmente en farmacias medicamentos y productos de autocuidado, mientras que la tendencia en farmacias online ha aumentado un 22 por ciento.

En cuanto a las actividades de salud que se han dejado de realizar por mor de la pandemia, las consultas al fisioterapeuta han dejado de realizarse por el 22,7 por ciento de los encuestados. Seguidas por las visitas al psicólogo (21,4 por ciento) y al dentista (15,5 por ciento). 

Otra de las actividades de prevención y cuidado que han bajado considerablemente son las revisiones médicas, un 15,8 por ciento afirma que ha dejado de acudir a causa de la pandemia. Un hecho que se ha producido especialmente entre los mayores de 65 años (17,4 por ciento) y los adultos de adulto de 35 a 49 años (16,6). “Por miedo al Covid han dejado de asistir. Este es un elemento que desde el ámbito de Salud Pública hay que tener cuidado”, señala Jaume Pey, director general de Anefp.

A pesar del descenso, el 64,2 por ciento ha mantenido el hábito de realizar revisiones médicas, especialmente los mayores de 65 años (71,8 por ciento). Y es que como destaca el estudio, a medida que avanza la edad se mantiene más estable este habito de revisiones médicas habituales. En cambio, cuanto menor es la edad, resulta más habitual no acudir a estas revisiones, ni antes ni ahora.

Dos de cada tres algún contacto con sanitarios


Los sanitarios han tenido y tienen un papel protagonista en la pandemia del Covid-19. Un reflejo de ello es que dos de cada tres encuestados ha tenido algún contacto con profesionales médicos durante la pandemia, es decir, el 65 por ciento de la población.

Las más comunes de estas acciones han sido los contactos con profesionales sanitarios a través de telemedicina o las consultas telefónicas a farmacia (43,5 por ciento). Mientras que el segundo factor más común ha sido la realización de pruebas diagnósticas para para la detención del Covid-19, de las cuales un 29,8 por ciento han sido PCR y un 17,4 por ciento serológicas. Además, un 16,9 por ciento ha realizado consultas presenciales en la farmacia sobre medicamentos o productos de autocuidado.

Estas labores de los sanitarios son las mejor valoradas por la población. Un 78 por ciento cree que su papel ha sido muy positivo para combatir la pandemia. Esta opinión positiva es mayor en las poblaciones de mayor tamaño y, sobre todo, a medida que avanza la edad de las personas. Otro 30 por ciento también valora muy positivamente la labor de la industria farmacéutica y de autocuidado, ya que en ningún momento se ha producido un desabastecimiento. 


¿Qué hábitos quedarán más instaurados?


De cara al futuro, el 68 por ciento los encuestados creen que la higiene de manos es el hábito que quedará más instaurado una vez pasada la pandemia. Aunque no será la única nueva práctica que ha permeado entre la población.

Otros aspectos como optar por espacios abiertos (35 por ciento), la desinfección de objetos y ventilación de espacios cerrados (34,1 por ciento), el uso de mascarillas ante enfermedades infecciosas (33,7 por ciento) o adoptar hábitos saludables como el descanso y la actividad física (33,5 por ciento) también los mantendrá una buena parte de la población.

Además, un 81,6 por ciento de los ciudadanos han incorporado y mantendrán una alimentación sana, seguido de un 45,5 por ciento que seguirá haciendo ejercicio físico en casa.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.