Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Política Sanitaria > Sanidad hoy

División en la UE sobre los criterios que debe cumplir la sede de la EMA

Varios estados, entre ellos España, han expuesto sus reservas sobre los propuestos por la Comisión Europea

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea.
División en la UE sobre los criterios que debe cumplir la sede de la EMA
Redacción
Martes, 20 de junio de 2017, a las 19:50
El procedimiento para elegir las futuras sedes de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) --a la que aspira Barcelona-- y de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) sigue abierto por la falta de acuerdo entre los Estados miembros, lo que deja la decisión en manos de los líderes europeos en su próxima reunión a finales de semana en Bruselas.
 
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, presentaron una propuesta de criterios objetivos para el proceso de selección, con el objetivo de aprobarlo este mes de junio y dar tiempo para que se presenten las candidaturas oficiales y se elija a las ganadoras antes de octubre.
 
Se trata de un paquete de seis requisitos "objetivos" para asegurar que la nueva sede estará en condiciones de "funcionar" en el momento en que Reino Unido abandone la Unión Europea, que se garantice la fácil "accesibilidad" desde el resto de Europa y que haya una oferta suficiente de escuelas para los hijos del personal de la EMA.
 
La ciudad que acoja la agencia deberá también contar con un mercado laboral y prestaciones de seguridad social para los familiares, garantizar la "continuidad del negocio" (en el sentido de mantener y atraer el talento a la agencia) y "respetar el equilibrio geográfico".
 
Sin embargo, la reunión preparatoria en la que los ministros debían cerrar a 27 los detalles del procedimiento ha concluido en Luxemburgo sin acuerdo, y con divisiones entre los países que como Alemania, Francia o Bélgica ven con buenos ojos la propuesta actual y los llamados 'nuevos' Estados miembros que no están satisfechos con un diseño que creen les perjudica.
 
No contentos
 
Los países del Este junto a Bulgaria y Rumanía "no están contentos" porque creen que no se respeta el compromiso de las Ampliaciones de favorecerles en las nuevas sedes, pero "entienden" que en este caso se trata de un traslado y no de nueva creación por lo que su malestar no se traduciría en bloqueo.
 
Así, el principal escollo es el que plantean Italia y Países Bajos que han expuesto sus reservas al documento, al entender que el modo de selección propuesto pone en riesgo que el funcionamiento de las agencias si se trasladan a ciudades no preparadas por criterios "políticos", según han informado fuentes europeas.
 
Los dos países, además, abogan por que el proceso de selección permita una primera ronda de corte para que a la selección final llegue solo una lista de finalistas. Aunque Bruselas tendrá que presentar una evaluación de las candidatas, serán los Estados miembros quienes decidan por unanimidad a las ganadoras.
 
"Tenemos reservas compartidas con varios Estados miembro", ha declarado el secretario de Estado para Asuntos Europeos italiano, Sandro Gozi, en declaraciones a la prensa en Luxemburgo, tras una reunión de ministros a 27 para avanzar en esta cuestión.
 
España, que reclama la sede de la EMA para Barcelona y sostiene que es la candidata mejor preparada en infraestructura y conocimiento, también se sitúa entre los países con dudas, aunque con menor firmeza que los italianos y holandeses, precisan las fuentes.
 
Portugal, que postula con Lisboa y Oporto, acepta los criterios objetivos que están sobre la mesa para fijar el procedimiento de selección. Aunque no hay una lista oficial de candidatas --porque tampoco se ha abierto la licitación--, algunas ciudades como Lille (Francia), Ámsterdam (Países Bajos), Copenhague (Dinamarca), Helsinki (Finlandia) y Dublín (Irlanda) han expresado ya públicamente su interés. Otros países como Bélgica y Luxemburgo preparan igualmente sus candidaturas.
 
De acuerdo a las normas que prepara la UE, una vez adoptado el reglamento las ciudades tendrán hasta el 31 de julio para oficializar sus aspiraciones y presentar los detalles de sus candidaturas.