22 de noviembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 21:35
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Cuatro de cada 10 sanitarios sigue trabajando a pesar de tener la gripe

Médicos y farmacéuticos son los que menos faltan al trabajo por enfermedad

Cuatro de cada 10 sanitarios sigue trabajando a pesar de tener la gripe
Redacción
Sábado, 11 de noviembre de 2017, a las 13:20
Un estudio llevado a cabo por investigadores de los Centros para el Control de Enfermedades y la Prevención de Estados Unidos han revelado que cuatro de cada diez profesionales sanitarios trabajaron a pesar de tener la gripe o enfermedades similares durante el invierno de 2014-2015.

Recolectaron datos de 1.914 trabajadores, de los que 414, el 21,6 por ciento, sufrieron síntomas como fiebre, tos o irritación de garganta. Y de estos hubo 183, el 41,4 por ciento, que trabajaron mientras estaban enfermos, una mediana de tres días. La mediana de absentismo por esta causa fue de dos días. De los 414 que reportaron síntomas, algo más de la mitad, el 57,3 por ciento, acudió a su médico y fueron diagnosticados de gripe el 25,2 por ciento de ellos.

Farmacéuticos (67,2 por ciento) y médicos (63,2 por ciento) son los que más trabajan con gripe. Según el centro donde trabajan, el hospital es el lugar donde es más probable que se trabaje estando enfermo (49,3 por ciento), seguido de ambulatorios (45,7 por ciento) y centros de estancias a largo plazo (25,2 por ciento).

El estudio, que ha sido publicado en el American Journal of Infection Control, recoge también las razones que esgrimen los profesionales para no faltar al trabajo. Ser capaces de hacer las tareas a pesar de estar enfermos o no sentirse tan mal como para faltar al trabajo son las más utilizadas. En el caso de aquellos profesionales de centros de estancias a largo plazo, la razón más común es que no se pueden permitir dejar de ganar dinero por faltar al trabajo.

Los autores advierten de que es necesario realizar intervenciones dirigidas a los conceptos erróneos que existen alrededor de la baja por enfermedad, así como fomentar las bajas remuneradas. Según Sophia Chiu, una de las autoras, “las estadísticas son alarmantes. Al menos un estudio anterior ha mostrado que los pacientes que se exponen a un sanitario enfermo tienen cinco veces más probabilidad de tener una infección asociada a la presencia en entornos sanitarios. Recomendamos a las instalaciones sanitarias tomas pasos para apoyar y animar a su personal a no trabajar mientras están enfermos”.